Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Economía

Mantenimiento del Saneamiento cuesta $30 millones anuales

El consorcio Servicios Operativos de Aguas Residuales de Panamá es el responsable de estas labores.

Mantenimiento del Saneamiento cuesta $30 millones anuales
Autoridades inauguraron el segundo centro de operaciones para mantenimiento.

Los trabajos de mantenimiento del proyecto de saneamiento de la ciudad capital y la bahía de Panamá tienen un costo anual de $30 millones. La empresa consorcio de Servicios Operativos de Aguas Residuales de Panamá (Soap) es el responsable de estas labores que incluirán la tercera etapa del proyecto, que actualmente se construye.

El pasado miércoles, el consorcio abrió el segundo centro de operaciones en el corregimiento de Tocumen. El primero está instalado en Costa del Este.

‘Hay que proteger esas estructuras. Se tienen que limpiar las tuberías',

TATIANA DE JANON

COORDINADORA PROYECTO DE SANEAMIENTO

El nuevo centro brindará los servicios de mantenimiento a las redes de alcantarillado sanitario, colectoras y estaciones de bombeo de las comunidades del distrito de San Miguelito y los corregimientos capitalinos 24 de Diciembre, Juan Díaz, Pedregal y Tocumen.

El consorcio dará servicios de mantenimiento preventivo y correctivo del sistema de saneamiento construido hace más de diez años y brinda apoyo al Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales en la atención de incidencias operativas, principalmente desbordamientos de aguas residuales, que se presentan en la zona influenciada por el proyecto.

Tatiana De Janon, coordinadora general del proyecto de saneamiento, dijo que se construirá otro centro de operaciones en la 12 de Octubre.

El proyecto de saneamiento tiene un costo total de $2,000 millones y se empezó a construir en 2007 con el propósito de sanear la contaminada bahía de Panamá y los ríos que atraviesan el distrito capitalino y San Miguelito. En estos dos distritos residen 1.4 millones de personas.

El actual Gobierno decidió ampliar el proyecto hacia Arraiján y La Chorrera.

De Janon explicó que la primera etapa tiene un avance del 95%, mientras que la segunda y tercera etapas están apenas arrancando.

Todas las actividades de contratación y supervisión están a cargo de la Unidad Coordinadora del Programa de Saneamiento, que depende del Ministerio de Salud.

En la primera etapa, explicó De Janon, la inversión ha sido de $900 millones, e incluye todas las tuberías, redes de alcantarillados, las colectoras, las estaciones de bombeo y la planta de tratamiento ubicada en los manglares de Juan Díaz.

Son 82 kilómetros de redes de alcantarillado sanitario que se han instalado en barrios de bajos ingresos, 76 kilómetros de líneas colectoras que interceptan descargas de aguas residuales en quebradas y ríos, 28.9 kilómetros de interceptores principales donde descargan las colectoras con sus respectivas estaciones de bombeo y la planta de tratamiento.

‘Ya tenemos el sistema de la primera etapa construido y en funcionamiento. Estamos culminando la colectora de Juan Díaz para finales de este año o principios del próximo, para que funcione al 100%', dijo De Janon.

La segunda etapa, a un costro de $400 millones, consiste en la ampliación de la planta de Juan Díaz, tres proyectos de redes de alcantarillado en San Miguelito, la construcción de colectoras en Punta Pacífica, los estudios y proyecto de saneamiento de la cuenca del río Matasnillo; Bella Vista y Calidonia. Los trabajos ya se iniciaron.

La tercera etapa comprende varios proyectos de sistema de alcantarillado y de planta de tratamiento. Tiene un costo de $700 millones y se inició con la licitación de la planta de tratamiento, que beneficiará a los residentes de Burunga y Arraiján Cabecera.

Para esta tercera etapa se realizarán múltiples licitaciones y cada acto público se hará en la medida que se requiera empezar los determinados trabajos del proyecto, indicó De Janon.

Es importante mantener en buen estado las infraestructuras del proyecto, apuntó la funcionaria.

‘Hay que proteger esa estructura porque si no, se pierde; se tiene que limpiar las tuberías y atender los desbordamientos, además de operar de manera adecuada la planta de tratamiento y atender las quejas de las comunidades relacionadas con las aguas servidas', pidió De Janón.