La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Costos y el mercado inmobiliario

En una industria que exige la participación de casi una veintena de entidades públicas y algunas privadas

Toda inversión en el sector de la construcción está dirigida a satisfacer la demanda del sector inmobiliario, ya se trate de proyectos de viviendas, comerciales, industriales o de otra naturaleza.

El objetivo final es ofertar un producto inmobiliario que los compradores estén en la capacidad de adquirir. Por ello existe una relación invariable entre los costos de construcción y el mercado inmobiliario.

En los esfuerzos por mantener los costos de construcción razonables, la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC), como líder indiscutible del sector, despliega grandes esfuerzos para mantener esos costos a valores accesibles y consecuentes con la capacidad adquisitiva de los compradores.

No se trata solamente de la disponibilidad necesaria para la compra de una vivienda. Esta relación se plantea en el caso de los inmuebles destinados a residencias, comercios, industrias o cualquier otro uso, ya que al establecer la factibilidad económica de todo emprendimiento, el valor o costo del inmueble es determinante en la toma de decisiones.

Regularmente cuando se establece la estructura de costos de determinado proyecto, se toma en consideración los costos de los materiales e insumos necesarios para las obras y los costos de mano de obra que representan alrededor del 35% del valor del desarrollo que se ha planificado. Los costos de adquisición de terreno, de financiamiento y de administración, también inciden significativamente y deben tomarse en cuenta.

Sin embargo, existe un componente silencioso que impone un alto costo a las obras en construcción y que en términos simples se definen como burocracia o exceso de tramitología.

En una industria que exige la participación de casi una veintena de entidades públicas y algunas privadas, con trámites que contienen más de 190 pasos, resulta casi imposible de cuantificar la incidencia de esa tramitología en los costos de construcción. Su repercusión depende de la lentitud o el tiempo que absorbe cada trámite y cada paso, que se reflejan a la postre en más costos financieros, por los efectos que producen los retrasos en los tiempos de inicio y terminación de las obras y en los procesos de comercialización de los bienes construidos. En estos momentos, la CAPAC se encuentra inmersa en la negociación de la nueva Convención Colectiva con el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), que regirá la relación laboral y salarial en la industria por los próximos cuatro años.

Hasta el momento se han negociado unas 110 cláusulas de las poco más de 150 que contiene el pliego de peticiones presentado a finales del año pasado por el Suntracs. Pero todavía quedan por negociar las que tienen que ver con prestaciones laborales, jornadas de trabajo, aspectos de seguridad, trabajos en distintos tipos de obras y cuestiones salariales.

Si bien es cierto es comprensible la natural aspiración del sector laboral por mejorar sus condiciones salariales, no es posible desconocer que en la actualidad los salarios que perciben los trabajadores de la construcción están entre los más altos de todo el sector productivo. Además, los beneficios laborales adicionales, superan ampliamente a cualquier otra actividad económica del país.

En momento en que la industria de la construcción se encuentra desde hace dos años en un franco periodo de decrecimiento, la CAPAC ha reiterado su disposición a alcanzar acuerdos económicos razonables y realistas que se compadezcan con el estado actual de la industria en particular y de la economía nacional en general. Como objetivo final de esta negociación el Suntracs debe tener como propósito primordial mantener los puestos de trabajo en momentos en que el desempleo alcanza al 6% de la población económicamente activa y el empleo informal se ubica en un 59%. Un mayor incremento de los costos de mano de obra tendrá un efecto directo en un mayor decrecimiento de la industria de la construcción y en la reducción de los puestos de trabajo.

ECONOMISTA