La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Factura electrónica es una alternativa al uso del equipo fiscal, dice DGI

Esta etapa se inició  en 2017 y termina en agosto de 2018, para dar paso a su adopción masiva, de forma voluntaria

La adopción de la factura electrónica es voluntaria, según Publio Cortés, director General de Ingresos.

Brindar una alternativa al uso del equipo fiscal, potenciar el comercio electrónico, aumentar la productividad de los negocios y coadyuvar a la conservación del medio ambiente mediante la reducción del uso del papel son parte de los objetivos que busca el proyecto de factura electrónica, señaló la Dirección General de Ingresos (DGI).

La introducción de la factura electrónica es otra iniciativa dirigida a impulsar la economía digital, apoyar la innovación de los procesos empresariales para incrementar la competitividad del sector privado y para fortalecer la administración tributaria, indicó la entidad en un comunicado.

De acuerdo con la DGI, su adopción es voluntaria y se apega a la Constitución y a las leyes; por tanto, se respeta la privacidad de las personas.

Publio Cortés, director General de Ingresos, dijo que en este plan piloto participan unas 43 empresas que decidieron libremente sumarse al periodo de prueba.

La etapa de prueba se inició en 2017 y termina en agosto de 2018, para dar paso a su adopción masiva, de forma voluntaria.

Según Cortés, durante el plan piloto se harán pruebas, ajustes y se tomaran las lecciones aprendidas, con el fin de realizar las mejoras antes de su implementación masiva voluntaria.

El modelo de factura electrónica para Panamá se basa en cuatro pilares: la simplificación de las obligaciones tributarias, la promoción del comercio electrónico, la reducción de costos para las empresas y la protección del medio ambiente.

En materia de comercio electrónico, se prevé que incrementará las oportunidades de negocios para las empresas, así como las transacciones digitales en Panamá.

En el sector empresarial, la iniciativa nace como una respuesta a la necesidad de mejorar la competitividad y reducir costos, produciéndose ahorros de hasta 400 millones de dólares anuales por la compra y mantenimiento de equipos, impresión y almacenamiento de facturas.

La factura electrónica, tanto de las empresas grandes como medianas, tendrán la opción de realizar los ajustes a sus sistemas de facturación. En ese sentido, no habrá obligación de contratar a un proveedor en particular, es decir que cada empresa es libre de elegir sus proveedores.

‘Los consumidores finales no están obligados a identificarse con sus datos personales para obtener una factura impresa, tampoco tendrán que hacerlo en el caso de las facturas electrónicas. Tal como ocurre en la actualidad, los consumidores tendrán la opción de pedir facturas a su nombre cuando lo requieran para deducirlas como gastos', puntualizó Cortés.

‘La adopción de la factura electrónica es voluntaria',

PUBLIO CORTÉS

DIRECTOR GENERAL DE INGRESOS