La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Economía

Desigualdad de ingresos agrava los problema de alimentación

En el caso de Panamá, Díaz señaló que el problema de subalimentación alcanza al 9.2% de la población

Al coordinador subregional para Mesoamérica de la FAO, Tito Díaz, le preocupa la desigualdad de ingresos.

Un informe de las Naciones Unidas revela que la desigualdad económica y social incide en el incremento del hambre, la obesidad y la malnutrición de las poblaciones más vulnerables.

La carencia de micronutrientes, el sobrepeso y la obesidad afectan más a las personas de menores ingresos, a las mujeres, a los indígenas, a los afrodescendientes y a las familias rurales de América Latina y el Caribe, según el ‘Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional 2018', que examinó la seguridad alimentaria de 25 países de la región.

Tito Díaz, coordinador subregional para Mesoamérica de la FAO, explicó a La Estrella de Panamá que la desigualdad de ingresos para adquirir alimentos saludables es ‘preocupante', pues hoy en día los alimentos sanos tienen un costo muy elevado y no todas las personas tienen los recursos económicos suficientes para poder adquirirlos.

En ese sentido, Díaz lamentó que los alimentos más saludables —frutas, hortalizas, etc.— tengan un mayor precio en el mercado en comparación con las harinas, grasas o con los alimentos procesados, que son ricos en azúcares. ‘Una familia de ingresos bajos, generalmente podrá tener mejor acceso a alimentos con altos niveles de azúcar y no a una ensalada o frutas', expresó. En el caso de Panamá, Díaz señaló que el problema de subalimentación alcanza al 9.2% de la población, lo que se ha mantenido desde la última medición. Destacó que el problema del país es que la desnutrición crónica afecta al 19% de la población y la desigualdad de ingresos es mayor en las comarcas indígenas.

Dijo que Panamá, a pesar de ser un país de ingreso alto, también registra una alta tasa de niños en edad escolar con sobrepeso. Se estima que el 30%; es decir, una tercera parte de ellos, tiene sobre peso; y de estos, el 7% está por debajo de los cinco años, lo cual ‘es muy grave porque tiene un impacto muy fuerte sobre la salud'.

Por otro lado, seis de cada diez personas adultas sufre de obesidad. ‘Es una situación que está creciendo rápidamente y amerita políticas públicas integrales', puntualizó Díaz.