La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Préstamos por petróleo, la estrategia china para conquistar la región

Pekín ha asegurado cerca de 1,900 millones de barriles de las reservas. Inversiones directas por empresas públicas chinas completan el plan

A través de la inversión directa y el financiamiento con pagos en barriles de petróleo, la República Popular China se garantiza el suministro de la materia prima con América Latina.

El análisis se desprende del informe La búsqueda de China de Recursos Naturales en América Latina , elaborado de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El análisis del organismo desgrana la estrategia de la diplomacia china, que recurre al mismo tiempo a ‘dos instrumentos para garantizar el suministro de petróleo: inversiones directas por empresas públicas chinas y financiamientos con pago en barriles de petróleo, por bancos públicos chinos'.

Hasta la fecha, según la Cepal, la inversión directa de Pekín ha asegurado cerca de 1,900 millones de barriles de las reservas latinoamericanas. El financiamiento que ha otorgado a los países latinos alcanza, hasta ahora, unos $2,300 millones.

Las empresas chinas prefieren acceder al petróleo latinoamericano mediante la adquisición de los derechos sobre los campos de empresas ya establecidas en la región o adquiriendo las empresas que poseen esos derechos, esboza el documento de Cepal.

LOS ELEGIDOS

Pekín firmó nueve contratos de ese tipo en tres países : cuatro con Petróleos de Venezuela (PDVSA), por un total de $32,600 millones, que proporcionarán al país asiático por lo menos 1,300 millones de barriles de petróleo en doce años.

En Brasil, suscribieron un acuerdo con Petrobras, de $10,000 millones, que garantizarán una entrega de 700 millones de barriles del combustible al país asiático en diez años. Con la ecuatoriana EP Petroecuador, rubricaron uno por $5,000 millones, que se traducirá en por lo menos 300 millones de barriles en diez años.

Cepal concluye que los acuerdos establecidos entre China y los países latinoamericanos aseguran una cantidad de petróleo mayor de la necesaria para pagar los préstamos concedidos por el gigante asiático.

MANEJO REGIONAL

Para el analista internacional Julio Yao, existen muchas formas de hacer comercio con China. Todas ofrecen grandes oportunidades para la región.

Apuntó que lo más importante para Latinoamérica y el Caribe es ‘manejar con prudencia y racionalidad las relaciones económicas, para que no ocasionen desequilibrios que afecten el bienestar de sus sociedades o su propia institucionalidad'

Además, señaló que la deuda ‘no puede superar cierto porcentaje del PIB sin que se produzcan crisis que, a la larga, tampoco beneficiarían a China'

Yao dijo que la ‘responsabilidad por el manejo de nuestras economías nos pertenece y no a la República Popular China'.

Por otra parte, señaló que Panamá está mejor posicionada que cualquier otro país de la región en relación con China, al ser el segundo usuario del Canal y el principal proveedor de la Zona Libre.

‘La puerta de entrada a la región y el hub mundial más importante para Pekín y enlace crucial como el primer Estado en ser partícipe formalmente de la nueva Ruta de la Seda', concluyó el experto.

LA CORRUPCIÓN, UNA DEBILIDAD POTENCIAL EN EL PROGRAMA DE INVERSIONES

La iniciativa de la Franja y La Ruta, devenida de La Ruta de La Seda, que impulsa la República Popular China, incentiva a los países a obtener financiamiento para invertir en infraestructuras que puedan hacer frente a las nuevas oportunidades de negocios.

En el ámbito local, por ejemplo, un proyecto sobre el tapete es el tren Panamá-Chiriquí. El resultado del estudio de factibilidad aún no ha sido divulgado por el gobierno.

Para el economista Eddie Tapiero, esto representa una oportunidad comercial para el país, ya que este tipo de programas necesitan la intervención de otros países, a través de préstamos.

Para Tapiero, ‘cada país debe ser responsable de sus deudas', para que puedan tomar la mejor ventaja de ese financiamiento adquirido. Para Panamá, el economista percibe potencial en construir más puertos y obras logísticas.

Sobre la deuda, Tapiero aclara que ese no es el problema en sí, sino ‘el uso de manera ilógica, con corrupción y que el dinero se pierda o se lo roben unos cuatro gatos'.

Para Tapiero, el endeudamiento es positivo y no hay que tenerle miedo. Además, agregó que son los ciudadanos los que deben exigir transparencia a los gobernantes. El economista señaló que si existieran instituciones fuertes, el endeudamiento no tendría lugar. ‘Necesitamos más leyes que no permitan el abuso del sistema, que dos o tres personas se roben el dinero', concluyó.