La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Sep de 2019

Economía

El agro sigue en vilo, una problemática que pasa a ser parte de la agenda de los candidatos

La pelota parece estar del otro lado. Después del primer debate presidencial, en el que todos los candidatos tenían su propia receta para salvar el agro, tal parece que los productores tendrán que esperar al próximo gobierno

Los candidatos dedicaron un bloque entero al tema durante el pasado debate.

Mientras las autoridades continúan entretenidas en convocatorias a diálogos que no dan frutos, promesas incumplidas, planes y proyectos a futuro, el sector agropecuario panameño sigue en un callejón sin salida que cada día afecta más al consumidor, enfrentado a altos precios de la canasta básica y desabastecimiento de los principales productos de consumo.

La situación se complica y permanece sin un acuerdo a la vista. Todos los días, surge una nueva propuesta, pero no se logra una solución.

Para Augusto Jiménez, expresidente de la Asociación de la Comunidad Productora de Tierras Altas (ACPTA), ‘la desmesurada importación de alimentos no solo afecta al sector productivo local, también a la ciudadanía en general'.

‘Todos somos consumidores y los altos precios y el desabastecimiento' se tornan cada día más evidentes, dijo el productor, preocupado por la situación actual y el distanciamiento con las autoridades.

Jiménez explicó que comercialmente la entrada de alimentos en tiempo de cosecha sigue siendo un factor que va en detrimento del trabajador del campo.

Agrega que al no aplicarse un marco legal que controle la seguridad de esos alimentos, la personas están expuestas a productos como la cebolla holandesa, que sufre de la plaga Ditylenchus dipsaci , un gusano que no existe en Panamá y que, de llegar por mal manejo, podría representar pérdidas económicas en la oferta exportable de cucurbitáceas panameñas, lo que acabaría con la producción de este rubro de consumo diario en todos los hogares.

PUNTOS DE QUIEBRE

AUPSA

Los productores exigen: El cierre de la entidad de seguridad de alimentos, porque ‘usurpa' funciones del MIDA y del Minsa.

CONTROL DE PRECIO

También exigen que se elimine el control de precios para poder competir en igualdad de condiciones con los productos importados.

SALVAGUARDA

Piden más medidas de salvaguarda agropecuarias para productos.

Ante los problemas descritos, el productor espera que en el primer debate presidencial del agro, que se realizará el próximo 13 de marzo, se defina cuál será la estrategia de los siete candidatos a la Presidencia de la República de cara a las elecciones generales de mayo.

Al menos se siente satisfecho porque es la primera vez que los candidatos a la Presidencia a la República dedican un debate en exclusiva al tema agropecuario, lo cual deja en evidencia el nivel de preocupación por el rumbo del primer sector de la economía.

Las esperanzas de encontrar un acuerdo o un punto de coincidencia con el actual gobierno cada día son menos; el tiempo se agota para que concluya el actual periodo presidencial, en el que el agro ha quedado rezagado. Sin embargo, en este tiempo la situación seguirá empeorando.

‘Un debate con un tema específico es de gran importancia para el país, pues los alimentos son un tema que nos compete a todos', destacó.

‘Siempre hay esperanza y se trata de un problema medular que afecta al país y los candidatos tienen que tener definido el camino a seguir' (antes de asumir el cargo), subrayó el productor.

‘Hay que aclarar que una cosa es el libre mercado y otra los acuerdos o TLC pactados. No estamos en contra de esto, pero otra cosa son los requisitos de importación que se imponen a Panamá por los otros países y que la Aupsa los acepta', acotó.

No se puede dejar a un lado la vigilancia fito y zoosanitarias que debe tener cada alimento que ingrese al país, afirmó el productor a La Estrella de Panamá .

Aunque desde 2006 existe la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (Aupsa), se desamparó la producción nacional para darle pie a las importaciones, dijo Jiménez.

‘El personal de Aupsa no tiene la culpa de que la ley no establezca que todo alimento que ingrese al país cuente con una certificación de análisis de riesgo de plaga, pues el personal que aprueba la entrada solo hace una evaluación visual y no científica', detalló.