Panamá,25º

10 de Dec de 2019

Economía

Desocupación en Panamá sigue creciendo (marzo 2019)

La tasa de desocupación general juvenil es de 14.6%, es decir, en 81 mil jóvenes que representan el 62.5% de los desocupados del mercado laboral

La desaceleración económica que se ha presentado en los últimos años, aunado a una caída en las actividades económicas para el primer trimestre del año 2019 en los sectores como: pesca, otras actividades comunitarias, sociales y personales, educación privada, salud privada, e industria manufacturera, muestra sus efectos en el crecimiento de la tasa de desempleo. Aunque no se trata de una recesión, se puede observar una pérdida de competitividad de la economía panameña.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (INEC), la Encuesta de Propósitos Múltiples de marzo 2019 muestra una desocupación de 6.4% que representa 129,424 personas en esta condición, que se traduce en más de 13 mil personas desocupadas en comparación al mismo periodo del año anterior. Además, se mantiene más alta la desocupación de las mujeres (8.2%) que la de los hombres (5.0%).

Al analizar la situación de los desocupados por área, el área rural fue la más afectada, mostrando un incremento de 1.2 puntos porcentuales, pasando de una tasa de desocupación de 3% en el 2018 a 4.2% en el 2019; mientras que el área urbana se incrementó en 0.3 puntos porcentuales.

La encuesta muestra que aún persiste un problema estructural del desempleo en la población joven (cuya edad oscila entre 15 y 29 años) donde se muestra una tasa de dos dígitos, situación que se agudiza en las mujeres. La tasa de desocupación general juvenil es de 14.6%, es decir, en 81 mil jóvenes que representan el 62.5% de los desocupados del mercado laboral.

Esta situación es más crítica en las edades entre 20 y 24 años que alcanzan una desocupación de 16.7%. Al analizar a este grupo etario por género, se refleja una situación aún más marcada, donde las mujeres alcanzan una tasa de desocupación de 24.5% y los hombres 11.6%, con una diferencia de 13%. Al comparalo con la encuesta de marzo 2015, vemos un incremento significativo en la tasa de desocupación juvenil de dicho grupo etario en el último quinquenio. Para la tasa de desocupación juvenil general se incrementó en 2.6 puntos porcentuales (+10 mil jóvenes), en el caso de las mujeres se incrementó en 5.1 puntos porcentuales (+7 mil jóvenes) y los hombres se incrementó en 1 punto porcentual (+3 mil jóvenes) siendo los menos afectados.

En adición a la situación económica, es posible que el incremento en la tasa de desocupación se deba a los bajos niveles de preparación de la mano de obra. Esto se acentúa al analizarlo junto a la falta de experiencia de los jóvenes, razón por la que las empresas prefieren contratar a personas con más experiencia, que por lo general cuentan con más edad. Lo anterior queda reflejado por las bajas tasas de desocupación que presentan las edades mayores y, por lo tanto, explicaría por qué la población juvenil es la más afectada por esta desaceleración. Dicha situación demuestra el nivel de vulnerabilidad de la población joven, que requiere de políticas públicas específicas que ayude a incorporarse al mercado laboral, pues son un componente importante en la renovación de la mano de obra productiva del país.

Por otro lado, se reporta un incremento en la población ocupada del 0.6%, es decir, se crearon 11,646 nuevos ocupados si se compara con marzo 2018. Sin embargo, dicho resultado está muy por debajo de la pérdida de empleo que fue de 11.3% o 13,886 personas.

En conclusión, existe la necesidad de focalizar las políticas públicas en resolver los problemas estructurales del mercado laboral, facilitando el empleo juvenil, la formación técnica y profesional, el emprendimiento, la reducción de la informalidad y el trabajo precario. Dichas acciones hay que adaptarlas a la era digital que estamos viviendo, ya que es de suma importancia hacer los cambios pertinentes y lograr aumentar la productividad y competitividad. Paralelamente, es importante considerar (ante la situación económica que el país confronta) el manejo que se le dará a la negociación del salario mínimo, ya que influye de forma directa en el desempeño del mercado laboral.

ANALISTA ECONÓMICO DEL CENTRO NACIONAL DE COMPETITIVIDAD

La Encuesta de Propósitos Múltiples de marzo 2019 muestra una desocupación de 6.4% que representa 129,424 personas en esta condición, más de 13 mil desocupados respecto a igual periodo del año anterior.