La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Economía

China se acerca a EEUU con la exención de aranceles al cerdo y la soja

El sector agrario ha sido una de las principales armas de lucha entre Washington y Pekín

Entre los bienes afectados por el retraso del arancel del 25 % previsto para entrar en vigor el 17 de septiembre estaban productos menores como el alimento para peces o materias primas necesarias para la manufactura de medicamentos contra el cáncer, pero no los más sensibles como la carne de cerdo, la soja o los automóviles.

China anunció hoy que excluirá algunos productos agrícolas como la soja y la carne de cerdo de los aranceles adicionales a productos estadounidenses, en un intento más de relajar las tensiones comerciales entre ambas potencias y buscar un acuerdo que ponga fin al conflicto.

La Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado (Ejecutivo) anunció la medida a través de un comunicado en el que aseguró que China "apoya a las empresas nacionales en la compra de una cierta cantidad de productos agrícolas estadounidenses de acuerdo con las reglas del mercado y la Organización Mundial del Comercio".

Esta decisión llega después de que el pasado miércoles el gigante asiático anunciara que posponía un año -hasta septiembre de 2020- la aplicación de aranceles a 16 productos estadounidenses, cuyos gravámenes estaba previsto que entraran en vigor el próximo martes.

Entre los bienes afectados por el retraso del arancel del 25 % previsto para entrar en vigor el 17 de septiembre estaban productos menores como el alimento para peces o materias primas necesarias para la manufactura de medicamentos contra el cáncer, pero no los más sensibles como la carne de cerdo, la soja o los automóviles.

Sin embargo, el gigante asiático decidió dar hoy un paso más e incluir los dos productos agrícolas en la lista, una muestra más de la nueva ola de buena voluntad existente para llegar a un acuerdo.

Unas horas después de la decisión de China del pasado miércoles, el presidente estadounidense, Donald Trump, confirmó que retrasará un aumento planificado de los aranceles del 25 % al 30 % de productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares para evitar el aumento de las tensiones comerciales antes del Día Nacional de China, el 1 de octubre, que es también el 70 aniversario de la fundación de la República Popular de China.

Así, confirmó hoy la Comisión, la medida de buena voluntad de China "se produjo después de que Estados Unidos decidió hacer ajustes a los aranceles adicionales", apunta el comunicado en el que se asegura que "China tiene un mercado enorme, y las perspectivas para importar productos agrícolas estadounidenses de alta calidad son amplias".

"Esperamos que Estados Unidos cumpla con su palabra, avance en sus compromisos y cree condiciones favorables para la cooperación agrícola bilateral", añadió.

El sector agrario ha sido una de las principales armas de lucha entre los dos países ya que una de las principales demandas de Estados Unidos es que China le compre más productos agrarios, en pro de igualar la balanza comercial.

Y es que las tensiones entre Washington y Pekín tienen sus raíces en el desequilibrio de la balanza comercial a favor de China, que exporta 419.000 millones de dólares más de lo que importa desde Estados Unidos, una situación que según Trump se debe a las injustas prácticas comerciales del gigante asiático.

Según cálculos ofrecidos por el diario independiente South China Morning Post (SCMP), China ha impuesto tres rondas de aranceles adicionales a la carne de cerdo congelada de Estados Unidos: el 25 % en abril de 2018, el 25 % en junio de 2019 y otro 10 % en septiembre de 2019, lo que eleva el arancel final al 72 %.

Si se eliminaran todos los aranceles de la guerra comercial, la tasa volvería al 12 %, la misma tasa que pagan otros países.

En cuanto a la soja amarilla, cada vez más abundante en la producción estadounidense, China aplicó un 25 % en junio y un 5 % el 1 de septiembre, con lo que el nivel arancelario actual llega al 33 %.

Si se eliminan los aranceles adicionales, los aranceles sobre la soja estadounidense volverían al 3 %, la misma tasa que pagan los importadores de soja brasileña, que han llenado en gran medida la brecha dejada por Estados Unidos.

Como muestra del relajamiento de las tensiones, el viceprimer ministro chino, Liu He, anunció ayer que dos equipos de trabajo de Estados Unidos y China se reunirán la próxima semana para retomar las negociaciones comerciales.

La agencia oficial de noticias china Xinhua informó anoche de la reunión en Pekín de Liu con el presidente del Consejo Comercial de Estados Unidos y China (USCBC), Evan Greenberg.

En este encuentro, Liu confirmó que los grupos de trabajo de ambas partes se reunirán la próxima semana y tendrán "discusiones serias" sobre la balanza comercial, el acceso al mercado, la protección de los inversores y otros temas de preocupación común.

"El mundo entero espera ver progresos en las consultas comerciales entre China y Estados Unidos", dijo Liu, mientras que Greenberg apuntó que "el sector empresarial de Estados Unidos no quiere ver un aumento en los aranceles y espera que los dos países resuelvan sus diferencias mediante consultas y restablezcan el comercio bilateral a la normalidad".

En el encuentro de la próxima semana, ambas delegaciones comenzarán a preparar la reunión convocada en Washington para principios de octubre, un encuentro que será una de las últimas oportunidades para solventar la guerra comercial que mantienen ambas economías, que comenzó a principios de 2018.