Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Economía

SBP adopta medidas temporales para modificar términos de préstamos

En un primer avance, la Superintendencia estableció una modalidad denominada “préstamos modificados” con el cual buscan adecuar los pago de las obligaciones y mitigar los posible deterioro de los créditos

Superintendente de Bancos de Panamá, Amauri Castillo
Superintendente de Bancos de Panamá, Amauri CastilloCedida

Ante la preocupación general por el pago de obligaciones que podrían verse afectadas por el estado de Emergencia Nacional, la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), anunció ayer un paquete de medidas para preservar la estabilidad del sistema financiero y mitigar cualquier en la situación del sistema bancario nacional, que se derive del efecto de la pandemia mundial del coronavirus (COVID-19).

La SBP estableció una modalidad denominada “préstamos modificados”, para que los clientes reciban la opción de adecuar el pago de sus obligaciones y mitigar un posible deterioro de su crédito.

Durante este proceso,  los bancos podrán revisar los términos y condiciones de los préstamos, en materia de tasas de interés y plazos, lo cual le permitirá pactar y otorgar periodos de gracia manteniendo la clasificación del crédito al momento en que entre a regir la disposición, que fue anunciada este lunes por el Superintendente de Bancos, Amauri Castillo.

Los ajustes se realizarán en función de la realidad de cada deudor que se haya visto afectado por el Covid-19 y quienes presenten atrasos en sus pagos de hasta 90 días.  Y se podrán realizar a solicitud de los clientes o por iniciativa directa de los propios bancos.

Cada banco cuenta con un período inicial de 120 días para realizar las evaluaciones de sus clientes, cualquier modificación de los préstamos no generará costos adicionales, por lo que estará exenta de comisiones o de nuevos avalúos, explicó la SBP en el comunicado. 

Con los préstamos modificados, los bancos podrán hacer uso de la provisión dinámica, herramienta denominada “colchón anticíclico” que forma parte del patrimonio de cada banco establecido durante época de crecimiento económico alto, con el propósito de que sea utilizado en los momentos donde haya un ritmo de crecimiento económico más lento, como la actual coyuntura.

Esto, según la SBP, se debe traducir en una menor presión para la banca permitiendo mejorar su posición y disposición de otorgar créditos que mejoren el balance de resultado de los bancos.