Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Economía

En medio de la crisis, Gobierno emite bonos hasta por $3,000 millones

El monto colocado este jueves en los mercados fue de $2,500 millones a un plazo de 36 años. Este se suma a uno previo de $2,000 millones

Activos de los bancos crecieron 15.5%
El monto que se concrete será utilizado para apoyar el Presupuesto General del Estado de la vigencia fiscal 2020 y futuras vigencias fiscales.Archivo | LA Estrella 

Con la actual calificación de riesgo en la que está sumida Panamá y las condiciones cambiantes de los mercados de capitales internacionales por el nuevo coronavirus, el Gobierno, a través del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), autorizó de una a varias emisiones de Bonos Globales de la República de Panamá por un valor de hasta $3 mil millones.

El monto que se concrete será utilizado para apoyar el Presupuesto General del Estado de la vigencia fiscal 2020 y futuras vigencias fiscales.

También servirá para comprar, canjear, refinanciar, cancelar, prepagar o llamar y redimir la deuda del país, tanto interna como externa. El vencimiento de los bonos estaría entre los 10 y los 50 años, según el decreto de Gabinete número 6, publicado este jueves en Gaceta Oficial.

La emisión de estos bonos soberanos se suma a la emisión previa que hiciera el gobierno a inicios de la administración de Cortizo Cohen, cuyo monto llegó a los $2,000 millones, sumando así emisiones por $5,000 millones a menos de un año de gobierno.

El MEF indicó que por el impacto económico de la crisis del coronavirus en la actividad económica y en los ingresos del Estado, se requiere poner en marcha "una reestructuración dinámica del presupuesto para liberar partidas presupuestarias y asignarlas a las prioridades de la emergencia nacional".

"El gobierno tomó la oportuna iniciativa, luego de una fuerte inestabilidad de los mercados internacionales de salir al mercado a ofrecer un bono soberano de la República de Panamá", sostiene la misiva oficial.

Esta es la primera emisión de bonos soberanos desde el inicio de la crisis del COVID-19 en toda Latinoamérica, y llega en medio de una coyuntura en que el país acumula una deuda de $29,832.26 millones, y en un escenario en la que cambiar la Ley de Responsabilidad Social Fiscal anualmente se ha convertido más en una necesidad que una opción para las tres últimas administraciones gubernamentales, incluyendo la actual.