Temas Especiales

28 de Jul de 2021

Economía

50 mil contratos suspendidos en 30 días

En Panamá, miles de empresas han suspendido contratos laborales. El desempleo podría aumentar a un 14%, según especialistas. Antes del Covid-19, 146 mil personas se encontraban sin trabajo

El impacto económico provocado por la propagación del Covid-19 ha llevado a miles de empresas de diferentes sectores económicos a asumir medidas para preservar su operación, evitar despidos masivos y adaptarse a una nueva época marcada por el aislamiento social y la caída del consumo. Unas de las opciones que han utilizado diferentes negocios es la suspensión de contratos.

Esta medida se establece en el Decreto Ejecutivo No. 81, promulgado en Gaceta Oficial el 20 de marzo de 2020. En los últimos 30 días, 2,583 empresas han suspendido contratos laborales a sus colaboradores por la emergencia nacional provocada por el nuevo coronavirus, que ha obligado el cierre temporal de industrias y comercios.

De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), hasta el 15 de abril 48,498 personas mantienen en pausa su relación laboral, es decir, que no están generando ingresos. La provincia más afectada es Panamá con 28,829 contratos suspendidos. Le sigue Chiriquí con 5,567 y Panamá Oeste con 3,304.

El 85% de los contratos suspendidos se ha registrado en el sector terciario (servicios). René Quevedo, consultor y especialista en inserción laboral, explicó que la suspensión de los contratos se produce como una medida excepcional para empresas que están enfrentando dificultades, pero que confían en que regresarán a la normalidad. El consultor agregó que la pandemia afectará fuertemente siete sectores (comercio, hoteles, restaurantes, industrias, logística, entretenimiento, servicios administrativos y financieros) que generan tres de cada cinco nuevos empleos. Los sectores más impactados por la pandemia representan 936,652 empleos, de los cuales el 45% (423,120) son asalariados.

El escenario es peor aún si sumamos los trabajadores informales (716,113) y los de las Pymes (296,259), que también serán impactados por la crisis del coronavirus, y que representan más de un millón, es decir, la mitad de la fuerza laboral panameña. “El Covid-19 es una amenaza real, inminente e inmediata a la estabilidad económica, laboral y social de nuestro país”, advierte Quevedo.

Panamá es un país que genera principalmente empleo informal. En los últimos ocho años, tres de cada cuatro nuevos empleos creados fueron informarles. Entre 2018 y 2019, el 100% de la expansión de los empleos fue informales. Los pronósticos indican que la tendencia continuará agravada por el coronavirus y que el desempleo alcanzará un 14% para finales de 2020.

Tres fases del Covid-19

El impacto económico del Covid-19 será en tres fases. La primera, que es la contención del virus, está caracterizada por las restricciones de movilidad.

En una segunda etapa se establece paulatinamente la oferta, pero no la demanda, que seguirá afectada por la fase uno. En este periodo (a partir del día después y por un periodo estimado de seis meses) habrá oferta (comercios abiertos y servicios disponibles), pero no demanda debido a que la liquidez estaría limitada por el temor de muchas personas a que sus ingresos sean interrumpidos en el futuro, por ende, serán muy conservadoras para gastar. Esto, según el consultor de inserción laboral, ocasionará que muchas empresas de todos los tamaños después de pasar uno o dos meses sin ingresos “se encuentren en la necesidad de salir de personal”, aseguró Quevedo.

En una tercera etapa, estimada para 2021, habría una reactivación económica. La demanda se recuperaría gradualmente y se restablecería un ritmo moderado de crecimiento económico .

Cese temporal

La figura de suspensión de contrato no representa la terminación de la relación de trabajo. Y, aunque, el colaborador no está obligado a prestarle un servicio ni el empleador un salario, él sigue siendo parte de la empresa y se reintegrará a su puesto al día siguiente de levantada la emergencia nacional, con los mismos beneficios y condiciones laborales. Mientras los contratos estén suspendidos, los trabajadores deben ser beneficiados con el plan Panamá Solidario, al ser considerados personas en riesgo.

Las empresas están obligadas a formalizar la suspensión de los contratos laborales para que sus trabajadores ingresen a la base de datos del plan Panamá Solidario. El Mitradel evaluará cada caso presentado para aprobar la suspensión de los contratos.

LAS FASES ECONÓMICAS DEL VIRUS DE WUHAN

Panorama

Fase 1: Pérdida importante del empleo informal y asalariado en los sectores afectados.

Fase 2: Recuperación del empleo informal, no así del asalariado, que continuará con su tendencia contractiva, particularmente en los sectores más afectados.

Fase 3: Recuperación del empleo: cuatro de cada cinco serán informales.

Decreto 81 del 20 de marzo de 2020