Temas Especiales

11 de Jul de 2020

Eddy Silvera

Economía

El sistema bancario panameño toma medidas para proteger la solvencia económica del país

El sector financiero panameño busca mantener su posición resiliente para contribuir de esta manera a la normalización de la economía

El desarrollo de diversas situaciones durante esta pandemia mundial del COVID-19 nos ha demostrado que actuar con velocidad consciente es la principal herramienta para administrar la contingencia y en nuestro caso, al igual que el de las entidades financieras de Panamá, proteger la solvencia económica del país y a velar por la tranquilidad de los ciudadanos de la mano de la Superintendencia de Bancos de Panamá.

El Coronavirus ha infectado a más 2.3 Millones de personas en todo el mundo y ha provocado la muerte de al menos 160,000 personas. A parte del impacto que ha tenido en el sector de la salud, esta pandemia ha provocado una parálisis en la economía mundial y  la detención de la producción industrial, provocando un efecto significativo en la cadena global.

En una línea de contención de la crisis del virus, el sector financiero panameño busca mantener su posición resiliente para contribuir de esta manera a la normalización de la economía en la región  y estas son algunas de las medidas que se han tomado:

En febrero del 2020 la liquidez del Centro Bancario Internacional (CBI) se ubicó en un 55.6%, cifra que habla de la sostenibilidad sólida y estable del sistema, superando casi al doble el índice legal mínimo. En cuanto a la adecuación de capital sobre activos ponderados por riesgo, se reportó en 15.4%, duplicando el mínimo regulatorio que establece la ley bancaria (8%).

El presidente de la República, Laurentino Cortizo Cohen ha asegurado que “Panamá avanza por buen camino” gracias al seguimiento riguroso que se le ha hecho a los planes Protégete Panamá y Panamá Solidario en tiempos de pandemia. La máxima autoridad del país advierte de igual manera, que no permitirá la politización de los programas destinados a velar por la integridad sanitaria de los afectados.

El gobierno exalta además, la actitud colaborativa que ha tenido la sociedad frente a la situación y brinda un parte de tranquilidad al asegurar que cualquier decisión que se tome será basada cien por ciento en los estudios científicos del equipo de salud.

Cuando nos enfocamos en la banca, debemos tener en cuenta que representa el 90% del sector financiero de Panamá.  Canalbank como institución responsable de brindar un soporte solidario a la región, ha fortalecido sus esfuerzos para mitigar las consecuencias de la crisis otorgando la posibilidad de extender sus plazos de pago por un periodo de tiempo de hasta 90 días, sin ninguna penalidad o recargo.

El sector ha seguido trabajando en pro del fortalecimiento de los canales digitales y alternos para presentarle a los usuarios soluciones de seguridad, que protejan a la plaza financiera en este difícil momento de la historia. La mayoría de las entidades bancarias, al igual que Canalbank, han modificado sus horarios de atención con la finalidad de mantener la continuidad de  sus servicios en sucursales a nivel nacional.

Al ritmo correcto hemos entendido que esta situación es una oportunidad de reinvención que nos conduce, tanto a entidades públicas como privadas, a seguir ofreciendo productos y servicios empleando diferentes formatos y canales y a ver la tecnología como un gran aliado. Sin duda, y a pesar de las importantes consecuencias que tendrá EL COVID-19 en la economía a nivel global, el sector financiero panameño  mantiene su estructura robusta para mitigar el impacto y reactivar el trabajo lo más pronto posible.

Gerente General de Canalbank