Temas Especiales

12 de Jul de 2020

Economía

Gobierno amplía moratoria y apoya a la banca con $515 millones

Tras cuatro sesiones con la Asociación Bancaria de Panamá se logró el acuerdo. El respaldo al sector corresponde a la línea de crédito del Fondo Monetario Internacional a la que tuvo acceso el Gobierno como parte del paquete que emitió la organización internacional para países emergentes

El presidente Laurentino Cortizo, ayer durante el anuncio en la Presidencia.Erick Marciscano | La Estrella de Panamá

Rodeado de diputados y representantes del sector bancario, el presidente de la República, Laurentino Cortizo, vetó parcialmente el proyecto de ley No. 287 que decretaba una moratoria en los pagos de los bancos por tres meses y, a cambio, logró un acuerdo para que la medida sea ampliada a siete meses.

La decisión implica convocar a los diputados a sesiones extraordinarias para discutir los puntos vetados del proyecto de ley, que fue presentado por la diputada del oficialista Partido Revolucionario Democrático Zulay Rodríguez.

Cortizo, sin embargo, sancionó el proyecto No. 295, que desde ayer es la Ley 152 del 4 de mayo de 2020, que establece una moratoria en los pagos de servicios de teléfonos, celulares, internet y energía eléctrica por cuatro meses, retroactivo desde el pasado 1 de marzo. Después de este periodo, los pagos cesados se realizarán de manera prorrateada en tres años.

La sanción de esta ley y el veto parcial del proyecto de ley No. 287 se dio en un evento en el Salón Amarillo de la Presidencia a la que asistieron representantes del sector bancario –como la presidenta de la Asociación Bancaria de Panamá, Aimeé Sentmat– diputados oficialistas y de oposición, incluyendo el presidente de la Asamblea Nacional, Marcos Castillero. Además del secretario general del PRD, Pedro Miguel González.

Entre los diputados presentes estaba Raúl Pineda, proponente del proyecto de ley sobre la moratoria en el pago de los servicios públicos que fue sancionado. La diputada Rodríguez, quien propuso el proyecto parcialmente vetado, no asistió al evento.

“Luego de cuatro intensas sesiones de trabajo con la Asociación Bancaria de Panamá, hemos logrado acuerdos que superan sustancialmente las condiciones propuestas por el artículo 2 del proyecto de ley 287”, dijo el presidente Cortizo.

La propuesta del Ejecutivo es otorgar una moratoria a los préstamos hipotecarios de residencia, personales, a la pequeña y mediana empresa, agropecuarios y comerciales. Además de los préstamos al sector transporte, de auto y tarjeta de crédito.

La iniciativa aprobada por la Asamblea Nacional incluía los préstamos prendarios.

Para Sentmat, la decisión del Ejecutivo corresponde a medidas adicionales a las anunciadas por los bancos el pasado mes de marzo. “Son para los clientes afectados por el Covid-19 y hacemos un llamado a la solidaridad de los clientes a hacerle frente a las obligaciones, si pueden”, enfatizó.

.La representante del sector bancario, sin embargo, fue clara en señalar que la moratoria no incluye los intereses de los productos, pero que cada cliente con su entidad bancaria buscará la fórmula de cómo pagar esos compromisos.

Cortizo también recibió el espaldarazo de su partido político. “Mi presencia aquí como secretario general del PRD tiene el propósito de reafirmar, frente a cualquier cuestionamiento o duda, el respaldo del partido a la gestión del presidente Cortizo”, dijo Pedro Miguel González

Destacó que desde este lunes, el gobierno de Cortizo entra en una nueva etapa, no solo en dar repuestas a la sociedad panameña, sino afianzando sus vínculos con las fuerzas que lo llevaron al poder.

El dirigente del PRD también le dio su apoyo al vicepresidente de la República y ministro de la Presidencia, José Gabriel Carrizo, quien ha estado en el ojo de la tormenta por los fuertes cuestionamientos por irregularidades en las compras durante esta crisis sanitaria.

Respaldo económico del Ejecutivo

La línea de crédito que estableció el Gobierno panameño con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que es de $515 millones, será un respaldo al sistema bancario para cualquier contingencia eventual que resulte de la desaceleración de la economía. Se establecerá, además, un programa que permita a los bancos tener acceso a liquidez ante necesidades transitorias. “No es un fondo de salvataje. No es un fondo de capital de trabajo. Es un fondo de liquidez para asistir en la eventualidad que existan necesidades transitorias de liquidez”, indicó a La Estrella de Panamá, Amauri Castillo, superintendente de Bancos de Panamá.

Durante el resto de este año 2020, se mantiene el compromiso de todos los bancos de que ningún panameño perderá su casa. No se ejecutarán garantías hipotecarias residenciales de clientes afectados cuyos préstamos hayan sido prorrogados por afectaciones relacionadas al Covid-19.

El regente bancario dijo a este diario que el Ministerio de Economía y Finanzas, el Banco Nacional de Panamá (BNP) y la Superintendencia que lidera, se encuentran en el diseño de la estructura del fondo, a través de un Fideicomiso que será administrado en el BNP. “Los fondos apoyarán a la liquidez de los bancos y permitirá tener fundamentos más sólidos para contar con un sistema bancario listo para apoyar y estimular las necesidades de crédito de la economía, especialmente en apoyo al sector productivo y al pequeño empresario que se han visto afectados por la situación de la economía. En los próximos meses el estímulo que brinde el sistema bancario a la economía nacional, a través de mayor crédito, será clave para que en conjunto con la inversión pública se pueda gradualmente retornar a las perspectivas de crecimiento de nuestra economía”, añadió Castillo.

El fideicomiso se empleará para otorgar liquidez a los bancos en caso de requerirse. De la banca vendrá el financiamiento para levantar los negocios afectados, los recursos para activar la creación de empleos, financiamiento para la construcción, para la industria, las pymes, el turismo, el sector agropecuario, el comercio, los restaurantes y los centros comerciales, anunció Cortizo ayer durante el acto en el Palacio de las Garzas.

De esta forma, el mandatario también reveló más detalles del plan de reestructuración económica que guardaba, y que de alguna manera se vio influenciado a adoptar medidas mucho más flexibles que las propuestas en las leyes de moratoria que emanaron de la Asamblea Nacional, en las que se plantearon tres meses de moratoria en los préstamos citados.

Se estima que en Panamá la pandemia produzca una desaceleración económica que implique una reducción del producto interno bruto (PIB) de alrededor del 2%. “Esta reducción del PIB obligará a muchas empresas a utilizar saldos líquidos que mantienen en el sistema bancario, lo que puede generar presiones sobre la liquidez. Además, los bancos han implementado medidas de extensiones de pago para aliviar la situación de los clientes que también pondrán presión sobre la liquidez. Afortunadamente, el sistema bancario tiene una buena posición de liquidez, que para el corte del 28 de abril es de 60.4%, el doble que se le requiere en nuestro marco legal”, añadió Castillo.

Por su parte, la Asociación Bancaria de Panamá emitió un comunicado en el que expresa la necesidad de hacer un sacrificio de todos los sectores de la economía, incluyendo al ramo bancario que emplea a 26 mil personas de forma directa. “Atendiendo a la solicitud del Presidente hemos decidido extender y adoptar nuevas medidas de alivio financiero en adición a las ya notificadas en marzo cuando anunciaron un plazo de gracia de tres y cuatro meses en el pago de préstamos para personas a quienes se les haya suspendido o cesado su contrato laboral, trabajadores independientes y comercios cuya actividad se haya visto afectada por las medidas sanitarias establecidas por el Órgano Ejecutivo, se lee en el comunicado emitido por los banqueros.

“Por eso, los bancos presentamos proactivamente desde el mes de marzo una serie de medidas de alivio financiero destinadas a ayudar a todos nuestros clientes bajo el difícil entorno en el que estamos. Al 20 de abril del presente año, las medidas implementadas beneficiaron a más de 556 mil personas y sus familias, independientes, empresas y emprendedores, representando acuerdos por la suma de $12,500 millones”, se lee en la nota de prensa a nombre de los miembros de la junta directica de la asociación.