Temas Especiales

28 de Jul de 2021

Economía

Establecer una renta básica en Panamá frenaría contagios y muertes por covid-19

Economista y politólogo coinciden en que la ayuda sería positiva, pues se redistribuiría un ingreso a toda la población y atenuaría los efectos económicos del confinamiento

Medidas contra COVID-19 en Panamá.
Los desempleados o aquellas personas que suspendieron el contrato reciben $80 del Plan Panamá Solidario.Archivo | La Estrella de Panamá

La propuesta de una renta básica para la población como medida para ayudar a sortear la crisis provocada por el nuevo coronavirus, es decir, un ingreso fijo por un tiempo determinado;  podría ser de provecho de toda la población de Panamá, apuntan economistas y politólogos.

La propuesta, que ha sido planteada por varios organismos internacionales, apuntaría a evitar que los más vulnerables y pobres salgan en busca de recurso a la calle, reduciendo así la tasa de contagios.

Entre las organizaciones que han recomendado esta medida está el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). 

De acuerdo a un informe del organismo, a nivel global una renta básica que rondaría los $199,000 millones al mes, esto para facilitar un ingreso básico a 2,700 millones de personas en un total de 132 países. El recurso le permitían a la población de los países en vías de desarrollo cumplir cuarentenas y medidas de distanciamiento social necesarias para contener una pandemia que no deja de avanzar.

Para Olmedo Estrada, expresidente del Colegio de Economistas de Panamá, es propuesta es favorable porque sería ese apoyo extra que requiere la población más pobre.

"Panamá ha solventado este tipo de iniciativas, pero ha sido muy limitado, pues es a razón de $80 al mes (ahora $100) y las autoridades no han contemplado a cientos de trabajadores informales, quienes no están recibiendo ninguna ayuda por parte del Estado".

Estrada reconoce que las autoridades panameñas además del bono o vale digital del Plan Panamá Solidario creado por la crisis sanitaria de covid-19 —para aquellos que fueron cesados y cuyos contratos laborales fueron suspendido— han seguido dando las ayudas económicas como Beca Universal, $120 a los 65 y Ángel Guardian, entre otros; los cuales ascienden a unos $1,600 millones, pero la población sigue en la calle en busca del dinero al acabarse las ayudas rápidamente, que son insuficientes. 

El economista estima que de establecerse una renta básica en el país supondría unos $5.50 diarios, que supondría un ingreso base de $165 al mes, es decir, un poco más del doble de los $80 que se desembolsan cada mes a través de las cédulas. "Este sería un monto más razonable, que de mantenerse de 6 a 12 meses, supondría un confinamiento efectivo, pues la población más pobre sale de sus casas porque ya se les acabo esa ayuda exponiéndose a contagios, y lo que a su vez frenaría el avance de la pandemia que ya ha provocado la muerte de miles de personas", comentó. 

Estrada sugiere la usar el dinero destinado para el pago de los intereses de la deuda. "La utilización del dinero para el pago de los intereses de la deuda parecerían ser la mejor opción para establecer la renta básica o universal mediante una prórroga, así los panameños que no tienen recursos y a aquellos que ya se les acabo el bono", puntualizó. 

"La utilización del dinero destinado para el pago de los intereses de la deuda parecerían ser la mejor opción para establecer la renta básica o universal mediante una prórroga, así los panameños que no tienen recursos y a aquellos que ya se les acabo el bono, no saldrían a las calles y se detuviera la escala ascendente de muertos en Panamá",

Olmedo EstradaExpresidente del Colegio de Economistas de Panamá

Por su parte, el politólogo y docente universitario, Richard Morales, es de la opinión que "una renta universal puede ser un paliativo positivo, en la medida que esta se redistribuya asegurando un piso mínimo de ingresos a la población". 

Morales advierte que una las limitaciones de una renta universal es su financiamiento, "que pudiera ser a expensas de los bienes y servicios públicos, y el otro, que es una solución superficial, al intentar resolver mediante la redistribución un problema que se engendra en las relaciones de producción, que es el verdadero origen de la desigualdad". 

Debido a eso —dijo— "los mercados pueden reaccionar y destruir el valor de las rentas mínimas, al igual que transferir el costo a los trabajadores. Si no cambiamos la forma como organizamos las economías en el mundo, una renta universal no tendrá un impacto significativo".

"Una renta universal puede ser un paliativo positivo, en la medida redistribuye recursos asegurando un piso mínimo de ingresos a la población",

Richard MoralesPolitólogo y docente universitario

LOS COSTOS SEGÚN PNUD

El PNUD plantea que pagos que sitúen a toda la población por encima de las distintas líneas de vulnerabilidad, que irían de $3.20 diarios en el África Subsahariana o el sur de Asia a $13 diarios en las regiones de Europa y Asia Central y de Latinoamérica y el Caribe.

Otra opción serían transferencias equivalentes a la mitad de los ingresos promedio por hogar de cada país, mientras que el estudio también plantea la posibilidad de un pago que corresponda a $5.50 diarios en todo el mundo, una cifra media de los ingresos necesarios para evitar la pobreza en distintas regiones.

El coste para los 132 países propuestos en el informe, supone un 83% de la población del mundo y entre los que se incluyen economías muy débiles pero también otras de ingresos medios, varía en función de las opciones que se elijan entre un 0.27% y un 0.63% de su Producto Interior Bruto combinado, según el estudio.

Entre las formas de pagar esa cantidad, el PNUD destaca la posibilidad de que los países usen los fondos que este año tendrían que destinar al pago de deuda. El G20 acordó con motivo de la pandemia una moratoria para los países más pobres, mientras que la ONU insiste en la necesidad de extenderla a más economías en vías de desarrollo.