07 de Oct de 2022

Economía

Panamá requiere un área de fondeo en el Atlántico y el Pacífico

Si Panamá desea mantenerse competitivo en el negocio del bunkering, requiere de un área de fondeo en el sector Atlántico y también en el Pacífico.

El bunkering es el tercer componente que más le aporta a la economía del país.

Si Panamá desea mantenerse competitivo en el negocio del bunkering, requiere de un área de fondeo en el sector Atlántico y también en el Pacífico.

Así concluyó este miércoles, el foro virtual “Presente y futuro del bunkering”, organizado por la revista “Panorama Marítimo y Logístico”.

El bunkering o suministro de combustible marino es el tercer componente que más le aporta a la economía del país, luego de los puertos y el Canal de Panamá.

Hasta agosto pasado, el bunkering sufrió una contracción del 10,9%, según cifras de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP). Situación que se desaceleró desde marzo con la declaración de la pandemia por covid-19.

A pesar de lo anterior, Panamá sigue en pie un proyecto para desarrollar una nueva área de fondeo para buques neopanamx cerca de bahía Las Minas, en la provincia de Colón.

Lo antes descrito lo confirmó durante el foro, Eric Robinson, jefe de Concesiones de la Dirección de Puertos de la AMP, quien expresó que “el proyecto sigue en pie y creo que va a ser uno de los primeros lugares que se va habilitar para la operación de combustible”, luego de que algunos representantes de navie ras –que operan en el país– expresaron la necesidad urgente de designar un área en el Atlántico para abastecer los buques.

Por su parte, Miguel Rodríguez, encargado de la Dirección de Operaciones de la naviera O NE, señaló que se necesita tener áreas fuera del rompeolas en el sector Atlántico para abastecimiento de combustible.

“El área cerca de bahía Las Minas, donde ya se han hecho los estudios correspondientes, se podría realizar la operación (...) hay que analizar también costos, o como se conoce cut and run, por anclar para abastecerse en más de una ocasión”, indicó.

En tanto, la subadministradora de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Ilya Espino de Marotta, comentó que la entidad esta invirtiendo $54 millones en un área de fondeo para buques neopanamax dentro del rompeolas del Atlántico, pero básicamente para atender las necesidades propias de la vía acuática, permitiendo tiempos más cortos para bunkering y no extensos de 12 o 13 horas.

Espino de Marotta destacó que a pesar de que Panamá durante nueve años construyó la ampliación del Canal, no visualizó como país los negocios conexos, entre ellos el bunkering.

El representante de la AMP, Robinson, reconoció que los principales retos que tiene el país es establecer las pautas y procesos internacionales para despachar combustible de forma segura, y reducir el impacto de incidentes, “debemos promover la competitividad de manera segura”, puntualizó.

Robinson dijo que el Atlántico es definitivamente un reto y debemos buscar la mejor forma de poder entregar combustible fuera del rompeolas de manera segura. Tanto en el Pacífico como en el Atlántico, los clientes deben poder tomar el combustible de igual forma.

Lo que experimentan las navieras hoy, comentó Diego Carrera de la naviera CMA, es que el barco se ve obligado a entrar a otros puertos y a otros países a abastecerse de combustible antes de cruzar el Canal de Panamá, porque no existen las facilidades en el Atlántico, y un área de abastecimiento en ese lado es necesario para dar servicio a los buques e incrementar la competitividad de Panamá en el sector.

Un área que aprovecha el Canal ampliado es Cartagena, en Colombia. Leonardo Garabito relató que desde entonces ha crecido la entrega de combustible a barcos de mayor tamaño y sin derrames al mar. En Colombia, aseguró, están intentando convertir a Cartagena en un hub de servicios para atender esta demanda, y Colombia produce su combustible, pero los precios no son tan competitivos.