Temas Especiales

01 de Dec de 2020

Economía

MiAmbiente extiende moratoria al otorgamiento de nuevos permisos de tala de bosques naturales

La medida será por un año y empieza a regir a partir del próximo 25 de noviembre de 2020, como una estrategia para frenar la deforestación y proteger los bosques naturales 

bosques
La medida busca frenar la tala ilegal de bosques en Panamá.Cedida

El Ministerio de Ambiente (MiAmbiente) extendió por un año la moratoria al otorgamiento de nuevos permisos de tala de bosques naturales, como una estrategia para frenar la deforestación y proteger los bosques naturales, según quedó establecido en la resolución DM-0322 con fecha del 21 de octubre de 2020, firmada por el ministro de Ambiente, Milciades Concepción. 

A través de esta resolución se resuelve "suspender provisionalmente, a nivel nacional, el otorgamiento de permisos  especiales de aprovechamiento forestal con carácter de subsistencia y sus modalidades, permisos  comunitarios de aprovechamiento forestal, concesiones de aprovechamiento forestal en bosques naturales, por un término no mayor de un año", detalla textualmente en su artículo 1. 

Sin embargo, se exceptúa de esta medida aquellas solicitudes en trámite al entrar a regir la presente resolución. Al respecto, el MiAmbiente aclaró que la suspensión de otorgamiento de permisos  y concesiones forestales  en bosques naturales no aplica a plantaciones forestales comerciales, permisos de tala necesaria por seguridad vial y eléctrica, permisos y concesiones otorgados antes de la entrada en vigencia de esta suspensión. La medida empieza a regir a partir del próximo 25 de noviembre de 2020.

En la disposición, que suspende provisionalmente el aprovechamiento de madera  de bosques naturales por un año, también se convocó a la celebración de una mesa a todos los actores claves del sector ambiental “para recabar insumos técnicos, sociales y legales que sirvan para elaborar un anteproyecto de ley forestal con el objetivo de fortalecer la gobernanza forestal…”

La resolución se basa en la revisión de la normativa, con el objetivo de poner orden y hacer cumplir las leyes, así como en estudios técnicos que ha hecho la institución (Diagnostico de bosque y otras tierras boscosas 2019), que dan cuenta de que existe una disminución de la cobertura boscosa en los últimos siete años, que alcanza la cifra de 56,369.49 hectáreas; lo que representa un promedio de 8,052.78 por año, según MiAmbiente.

Respecto a estas cifras, la resolución detalla que de acuerdo con el diagnóstico  existe un comportamiento anual  de pérdida de cobertura boscosa con los mayores saldos de esa reducción en Veraguas, con una disminución de 6,965.44 hectáreas, Panamá con 4,390.76 hectáreas y Darién con 2,225.80 hectáreas. En esta provincia, los puntos más críticos son Metetí y Yaviza.

El informe técnico también precisa que "las actividades agropecuarias expansivas, sin la aplicación de técnicas sostenibles, el aprovechamiento forestal sin los permisos y el incremento de proyectos de infraestructura, figuran entre las causas de la deforestación a nivel nacional" y, por otro lado, que la pandemia del covid 19, afectó "severamente" las acciones de monitoreo y fiscalización de los bosques, toda vez que vez que "las restricciones de movilidad  y reducción de personal en oficinas públicas  incidieron en que se contara con menor cantidad de personal idóneo para fiscalizar y controlar los bosques naturales y plantaciones forestales del país", señala la resolución.

El precitado informe técnico, a su vez, indica que a causa de la pandemia de la covid-19 no fue posible convocar a la mesa de diálogo para reformar integralmente  la Ley Forestal (Ley 1 de 1994), la cual había sido convocada al decretarse la suspensión provisional anterior, por lo que considera "es imperativo" retomarla durante la vigencia de la nueva suspensión provisional.

Según los últimos datos de la FAO "El estado de los bosques del mundo 2020", la deforestación a nivel mundial continúa ocurriendo a un ritmo alarmante..." por lo que "debe concedérsele una alta prioridad a las áreas con altos valores de biodiversidad  como por ejemplo el norte de los Andes y Centroamérica.

A efecto del cumplimiento de estas medidas establecidas en esta resolución, se solicita a las autoridades de la Policía Nacional, así como al Servicio Nacional de Fronteras y al Servicio Aeronaval, con base a las funciones legalmente atribuidas a esta entidades, su participación activa para prevenir y reprimir la comisión de hechos delictivos y faltas tales como la tala ilegal en todo el territorio nacional