Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Economía

Nueva cuarentena total pone en pausa la reactivación de los contratos de trabajo

Debido a las nuevas restricciones el Gobierno anunció que replanteará el Decreto  229 que establece la hoja de ruta para la reactivación de los contratos

Panamá empezó a aplicar nuevas medidas de movilización por el repunte de la covid-19
Panamá empezó a aplicar nuevas medidas de movilización por el repunte de la covid-19.Roberto Barrios | La Estrella de Panamá

La oleada de casos positivos de covid-19 que azota a Panamá actualmente ha obligado al Gobierno Nacional  a establecer  nuevas medidas restrictivas de movilidad, a fin de frenar el aumento de contagios de la enfermedad.

Cuquita Arias de Calvo, pasión por la cocina y por Panamá

Lee más

Esta sería la tercera vez en que el país adopta una cuarentena total en más de nueve meses de pandemia. El nuevo confinamiento empezará a regir del 31 de diciembre de 2020 al 14 de enero de 2021, sin jornada laboral, además de un toque de queda y restricciones de género para compras esenciales.

Una medida que a su vez pone en pausa los planes de reactivación de los contratos laborales que tenían las autoridades panameñas a partir de la primera semana de enero de 2021, según se había establecido en el Decreto Ejecutivo 157 de agosto de 2020 que mantenía suspendidos los contratos laborales hasta el próximo 31 de diciembre.

Mediante el Decreto Ejecutivo No.229 del 15 de diciembre de 2020, el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel) estableció las normas laborales que empezarían a regir a partir del 1 de enero de 2021, con los porcentajes específicos para el reintegro gradual de los trabajadores, retomando sus funciones en las empresas, de acuerdo a la actividad económica que realice.

"Nosotros no podemos hablar de una reactivación de contratos desde enero si tenemos una disposición de la autoridad sanitaria. Tenemos que suspender el Decreto 229 y hacer un replanteamiento para establecer un mecanismo, para que estos trabajadores que fueron rectivados, pero que en este momento por la decisión del cierre (...) en estos 11 días van a estar suspendidos, puedan registrarse en la Dirección General de Trabajo", señaló Zapata.

Todavía se está a la espera de que el Ministerio de Salud (Minsa) emita el decreto que especifique las actividades que se mantendrían operando y  fijar el mecanismo que se utilizará para que el personal que labore en estas excepciones se puedan movilizar.

"También debemos analizar si se mantiene el Decreto 507 del Minsa, vigente hasta ahora y que contempla las actividades que van a poder seguir trabajando, y si se van a hacer excepciones de la medida sanitaria, para poder plantear cuál va a ser el mecanismo (de movilidad) y simplificar las suspensiones de los trabajadores que ya fueron reactivados durante estos días de carentena total", expresó Zapata.

Respecto al personal laboral cuyos contratos ya fueron reactivados y las actividades fueran afectadas con el cierre y la nueva  cuarentena total, la ministra de Trabajo manifestó que el Código de Trabajo es claro: "hora trabajada, hora pagada".

"La suspensión de los contratos lo que te indica es que estás suspendido (laboralmente) y obviamente no hay reconocimiento de salario", aclaró Zapata.

Por su parte, el viceministro de Trabajo, Roger Tejada, agregó que el Código de Trabajo también establece algunas  alternativas laborales para estos casos (como la pandemia) , y se han aprobado otras como el teletrabajo que está vigente, vacaciones adelantadas, permisos remunerados, permisos no remunerados, permisos por calamidad e incluso suspensión de los contratos, que es por fuerza mayor y casos fortuitos como la pandemia.

Tejada adelantó en este sentido que el Mitradel ha estado analizando desde el 27 de diciembre, en coordinación interinstitucional, la situación que se venía y las decisiones o herramientas que se van a establecer para esta circunstancia se van a estar dando en tiempo oportuno.

Para los trabajadores que vayan a circular, según Tejada, el Minsa y los ministerios de Seguridad y Comercio e Industrias, van a establecer los mecanismos de control para la movilidad, ya sean notas de parte de las empresas exceptuadas, gafetes o por medio de la plataforma de salvoconductos.

El resto de la ciudadanía, que no este laborando en los sectores autorizados, deberán circular con el mecanismo de cédula y género de manera ordenada.

Zapata a su vez informó que una vez se den a conocer las actividades que se mantendrían operando y las que no, los trabajadores con contrato suspendido serán ingresados al Plan Panamá Solidario para que reciban el beneficio de apoyo que viene dando el Gobierno Nacional desde que comenzó la pandemia. "El Plan Panamá Solidario es parte de los beneficios que nosotros manejamos como data de la Dirección General de Trabajo", dijo Zapata.

De enero a agosto de 2020, la pandemia lanzó el desempleo en Panamá a un 18.5%, la mayor tasa en los últimos 20 años. En cifras reales, el número de desempleados  ascendió a 371,567 con la suma de 225,456 personas con contratos suspendidos producto de la emergencia sanitaria, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) que publica la Contraloría General de la República.

Hasta el 15 de diciembre de 2020, un total de 105,000 (37% de total) trabajadores fueron rectivados  en 8,001 empresas que habían reiniciado sus operaciones progresivamente, tras las medidas adoptadas en su momento, según datos del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) difundidos en un comunicado este fin de semana, previo al anuncio de las nuevas medidas restrictivas. 

En su nota, el gremio afirmó que el Decreto  229 tiene "vacíos legales que abren la puerta a actuaciones discrecionales  que terminan generando arbitrariedades" . 

Sostienen que lejos de facilitar el reintegro laboral  atenta directamente contra la seguridad jurídica  de las empresas afectando su sostenibilidad y por ende la estabilidad de los colaboradores ya reintegrados.

En ese sentido, exigen su revisión y modificación en reunión urgente al más alto nivel  de cara a cumplir con el propósito de preservar y reactivar los empleos.

Como parte de sus planteamientos, Conep le solicitó al Gobierno "autorizar a las empresas que se mantengan cerradas por disposición de las autoridades sanitarias a solicitar la prórroga de la suspensión de los efectos de los contratos al 100% de sus trabajadores por fuerza mayor o caso fortuito, mientras se mantenga vigente dicha orden". 

El secretario general de Convergencia Sindical, Eduardo Gil, por su lado, consideró que "el Gobierno Nacional no puede ceder la discrecionalidad  a las empresas de decidir sobre la reactivación de los contratos" , pues "ese fue el error que se cometió en agosto pasado y no puede volver a repetirse".

Indicó que al momento en que se reaperturan las actividades económicas se debe permitir la reactivación de los contratos porque no hay que olvidar que sin la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras no va haber reactivación económica; y esto va a retrasar aún más la recuperación no solamente de la economía sino también del control de la pandemia.

Manifestó que ha visto con preocupación un comunicado del Conep donde "asumen como derecho decidir  con cuántos contratos se van a reactivar, y so no es lo que dice la norma laboral (de Panamá) ni señalan las normas internacionales".

En su comunicado sobre el decreto Ejecutivo 229 del 15 de diciembre, entre otros aspecto, el Conep solicita que "una vez se reactiven las actividades económicas de estas empresas los trabajadores podrán ser reintegrados gradualmente, según las condiciones económicas de la empresa y aquellas acciones que estén contempladas en el plan de gestión del Ministerio de Salud".

En ese sentido, Gil consideró que "el gobierno debe ser muy firme en determinar que así como restringe las actividades económicas de la misma manera libere la reactivación de los contratos para que permita un equilibrio entre la  reactivación económica y la recuperación del poder adquisitivo".

Para Zapata, si bien el Decreto 229 establece una hoja de ruta clara de reactivación, no se puede olvidar que el comportamiento tanto de los contagios como de la pandemia ha sido dinámico

Actualmente, Panamá se ubica como el país con mayor número de casos por millón de habitantes de la covid-19 en el continente americano, seguido por Estados Unidos. Al corte de ayer, 27 de diciembre, se reportaron  2,630 casos positivos confirmados y 41 fallecidos. Los casos positivos acumulados a la fecha ya casi alcanzan los 250 mil.

El presidente de la Cámara Marítima de Panamá, Nicolás Vukelja, por su parte, expresó su preocupación por el incremento en el número de casos y el aumento de las defunciones producto de covid-19, que han venido acrecentándose en los últimos días. Sin embargo se manifestó desacuerdo con la medida divulgada por el ministro de Salud, Luis Sucre.

Enfatizó en que "si bien los sectores marítimo y logístico no cesan en sus labores, los proveedores de nuestras empresas son comerciantes privados panameños cuyas operaciones se verán suspendidas, afectando directamente no solo a nuestro sector, sino a la ya deteriorada economía nacional.

Nuevas medidas 

El ministro de Salud, Luis Francisco Sucre, anuncio este domingo, 27 diciembre, que durante la cuarentena total solo se permitirá salir para hacer compras exclusivamente de víveres y medicamentos en supermercados, abarrotes y farmacias, según el día que corresponda por género y el último número del carné de identidad personal.

También abrirán ferreterías, clínicas veterinarias, estaciones de combustible y otros servicios esenciales.

Las mujeres circularán los días lunes, miércoles y viernes, y los hombres lo harán los martes y jueves, en ambos casos únicamente en la hora y media que les corresponda según su carné de identidad. Se establecieron horarios específicos de circulación.