Temas Especiales

02 de Ago de 2021

Economía

UAF pone la mira en los movimientos de dinero de MECO

Se conoció que las autoridades judiciales ticas investigarían supuestas acciones corruptas de MECO, durante la gestión del expresidente Varela.

Una investigación iniciada en el año 2018 por el Ministerio Público y la Organización de Investigación Judicial de Costa Rica, contra el Grupo MECO y sus representantes, implicaría acciones legales en Panamá donde el mismo conglomerado empresarial habría obtenido jugosos contratos, gracias al pago de favores que ahora son investigados.

El dueño de la constructora MECO fue detenido este lunes por supuesta corrupción.Archivo | La Estrella de Panamá

Inicialmente se busca perfeccionar un expediente especial que determine cuántos fondos fueron transferidos desde San José, Costa Rica a ciudad de Panamá, y viceversa. Además, vía la Unidad de Análisis Financiero (UAF) se desea precisar en qué fechas, y a qué destinatarios se realizaron dichos pagos, y desde qué bancos internacionales, tanto en Panamá como en Costa Rica, se realizaron estas transacciones y/o transferencias internacionales.

El Grupo MECO, con agentes en varios países del istmo centroamericano, ejecutó durante la administración del expresidente Juan Carlos Varela, durante el quinquenio pasado, diversos proyectos y fue parte de varios procesos judiciales que aparecieron tanto en medios panameños, como en ticos.

A finales de su mandato en 2019, una conversación entre el expresidente Varela y su entonces ministro de la Presidencia, Jorge González, filtrada por el sitio digital “Varelaleaks”, reveló que el exgobernante habría mediado para que González le facilitara contratos a MECO, Rodsa, ingeniería REC y Cusa.

Varios chats entre Varela y uno de sus hombres de confianza, el exministro de la Presidencia Jorge González, habían evidenciado que el exgobernante habría influido para que se le otorgaran contratos a empresas consideradas “cercanas” al final de su periodo de gobierno, incluyendo el Grupo MECO.

Grupo MECO es reconocido en Panamá y en Costa Rica como ejecutor de obras públicas de distinta índole, en particular se especializa en el diseño y construcción de carreteras y en el mantenimiento de vías.

Las acusaciones hoy en Costa Rica, en contra del empresario Carlos Cerdas y el Grupo MECO, van desde cohecho, pagos exorbitantes por contratos de servicios profesionales no justificados y peculado hasta tráfico de influencias, pago de coimas, asociación ilícita para delinquir, malversación de fondos públicos, estafa y falsedad ideológica.

A Panamá, vía asistencia judicial entre naciones, se estaría requiriendo información fidedigna sobre todas sus actividades operativas.

Del Registro Público demandarían un detalle de las propiedades (bienes raíces) que Carlos Cerda mantenga en Panamá a su nombre, o a través de sociedades anónimas o terceras personas.

Igual se esperaría que el Ministerio Público facilite copia de las investigaciones realizadas en el pasado reciente, debido a diversas denuncias sobre actividades criminales realizadas en territorio panameño.

Los primeros indicios, luego de los arrestos y 57 allanamientos realizados en Costa Rica, hacen sospechar a los investigadores ticos que Grupo MECO pudo sobornar a funcionarios en Panamá a fin de elevar el monto a pagar por obras públicas.

La fiscalía escudriña la base de regalías pagadas desde Panamá a comienzos del año 2018.

Si judicialmente se puede validar el tráfico irregular y/o exagerado de fondos, desde ciudad de Panamá hacia San José, esto daría paso a una investigación internacional con otro tipo de consecuencias.

La malversación de fondos se podría calificar como delito internacional, si en Panamá se confirma un crecimiento injustificado del patrimonio de Cerda y sus asociados, coincidiendo en tiempo y espacio la contratación de obras a precios exagerados, en territorio costarricense.

Las autoridades judiciales costarricenses hasta ahora han arrestado a 33 personas; de ellas, 13 son particulares.

Se sospecha que varios de los prófugos viajaron aceleradamente a Panamá, vía la frontera de Paso Canoas en Chiriquí.

En 2018 y con un total aproximado de unos $2 mil millones en contrataciones pública, la constructora tica MECO se constituyó en la más grande empresa constructora en Panamá, tras el escándalo de la constructora brasileña Odebrecht.

Según las estadísticas del Ministerio de Obras Públicas y de la oficina de Panamá Compra, MECO logró contratos por $1,200 millones con la administración del expresidente Ricardo Martinelli y otros $1,034 millones durante el gobierno de Juan Carlos Varela.