04 de Dic de 2021

Economía

Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020

Aunque los números este año son alentadores, la caída en la venta de autos se sigue reportando. En 2020 Panamá mantuvo una economía cerrada para evitar la propagación de la covid-19. En los mismos ocho meses del año anterior se tenía un reporte de 12,467 autos vendidos, pero en el año en curso se han vendido 24,731 autos nuevos

Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020
Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020

Ya sea por la falta de un servicio de transporte público adecuado, para comodidad e independencia de movilidad o como muestra de estatus económico, la compra de un auto nuevo sigue siendo de gran importancia para el panameño. Las cifras demuestran que tras los peores momentos de la pandemia, la compra de un auto sigue siendo una de las principales prioridades en el mercado local.

Tras los peores meses de la pandemia, la venta de autos nuevos da muestras visibles de recuperación de una manera exponencial.

Además. el alto costo de los combustibles y la crisis económica generada por la pandemia de la covid-19 no han sido obstáculo para la venta de autos nuevos en el mercado local.

La inscripción de automóviles nuevos en el Registro Único Vehicular de Panamá reportó variación positiva en los primeros ocho meses de 2021, en comparación con el año anterior.

Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020
Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020

Hay que considerar que la comparación de los resultados de 2021 con los de 2020 puede resultar engañosa, porque el país se encontraba cerrado para frenar el avance del virus respiratorio SARS-CoV-2.

Los principales indicadores económicos mensuales: enero-agosto 2020-2021, divulgados por la Contraloría detallan que la venta de autos incrementó un 98,4%.

En los mismos ocho meses del año anterior se tenía un reporte de 12,467 autos vendidos, pero en el año en curso se han vendido 24,731 autos nuevos.

La mayor venta de autos en 2020 se registró en el primer trimestre, cuando aún no se reportaban casos de la covid-19.

Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020
Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020

En tanto, la venta de autos en 2021 se distribuye de la siguiente manera: automóviles regulares aumentaron un 65,2%, los de lujo en 95,8%, SUV 131,4%, minivans 69,9%, paneles 101,2%, pick up 115,0% y camiones en 83,8%.

Al comparar las cifras de 2021 con las de 2019, la venta de autos tuvo una caída del 21%, caída que se viene reportando desde los últimos años. En 2019 se vendieron, en el mismo tiempo 31,498 autos.

Los autos regulares, según la clasificación de la Contraloría, son tipo sedán, coupe y camioneta.

El Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) presenta los “principales indicadores económicos mensuales” (PIEM) de la República, que comprenden un cuadro detallado en 11 componentes. Los indicadores compilados corresponden a estadísticas básicas (de primera mano), que no abarcan los agregados macroeconómicos y otras estadísticas derivadas.

Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020
Venta de autos duplica al año anterior, un incremento de 98% comparado con 2020

La industria automotriz en Panamá representa aproximadamente el 3% del producto interno bruto (PIB) del país, el equivalente a $2 mil millones en transacciones; un sector importante para la recaudación de impuestos estimada en unos $300 millones, y es también generadora de unas 14 mil plazas de empleo directo.

Incentivarán el uso de autos eléctricos

La Asamblea Nacional aprobó, el pasado miércoles, en tercer debate, el proyecto de ley 166 que establece un marco normativo para el desarrollo y operación de la movilidad eléctrica en la República de Panamá, Promueve un proceso de transición energética del transporte terrestre de combustión interna a transporte terrestre eléctrico con la implementación de medidas e incentivos en el sector público, privado y académico.

Los fines últimos de esta política pública son la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEl), la promoción y el crecimiento de la movilidad eléctrica en la República de Panamá y el uso de energías renovables como herramienta de transición energética y el transporte terrestre.

La estrategia nacional de movilidad eléctrica recibió el voto consensuado de 38 diputados, con el aval de la sociedad, tanto del sector público como privado, aportes recibidos en las muchas reuniones técnicas, mesas de investigación y encuestas a los usuarios del transporte.

El diputado independiente Edison Broce, proponente del proyecto de ley, manifestó que la iniciativa legal generará múltiples oportunidades en el ámbito ambiental, económico y social, ya que Panamá entero se encamina a ser menos dependiente del petróleo.

Explicó que la movilidad eléctrica permitirá no solo la adquisición de vehículos amigables con el ambiente, sino la creación de una cadena de valor con todo lo relacionado al suministro de energía que se generará en el país.

Adicionalmente, el diputado subrayó que la utilización del transporte eléctrico minimiza la contaminación del aire, que está asociada a enfermedades cardiovasculares y asma.

Las instituciones públicas del Gobierno Nacional, autónomas o semiautónomas, serán las primeras en ejecutar un plan de reemplazo de sus flotas vehiculares, cumpliendo con los porcentajes mínimos de introducción de vehículos eléctricos, bajo diferentes rangos de tiempo.

A partir de la entrada en vigencia de la ley, que deberá ser sancionada por el Ejecutivo, los municipios deberán promover igualmente la inclusión de estaciones de carga.

La Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT) establecerá un proceso de reemplazo progresivo de concesiones de transporte masivo y certificados de operación de transporte público colectivo y selectivo cuya fuente energética sea combustibles fósiles, por concesiones, cupos y certificados de operación para sistemas de transporte eléctrico.

A partir del año 2030, la ATTT deberá hacer una revisión anual de cupos otorgados para determinar que los operadores cumplan con el reemplazo del 33% de flotas de combustión interna por flotas eléctricas. El incumplimiento de esta disposición producirá la cancelación del certificado de operación o concesión.

Las instituciones públicas, centros comerciales y proyectos inmobiliarios habilitarán estacionamientos preferenciales para vehículos eléctricos, los cuales contarán con distintivos y señalizaciones de color verde. Estos espacios preferenciales en ningún caso podrán reemplazar los dispuestos para personas con discapacidad o mujeres embarazadas.

Se estima que en Panamá circulan 200 vehículos, entre autos y autobuses, totalmente eléctricos, y unos 1,400 autos híbridos, aquellos que operan con carga eléctrica y combustible, según información de la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep).

La demanda de combustibles fósiles a base de petróleo es insostenible. Cifras de la Contraloría General de la República reportan la venta de 1,128,737 galones de combustible en los 12 meses de 2019, unos 21,590 galones de combustible más que el año anterior.

El transporte produce el 23% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y si no se toman medidas concretas se tendrá un crecimiento del 20% para 2030.