Temas Especiales

18 de May de 2022

Economía

Más de 4 mil hectáreas de bienes revertidos, disponibles para proyectos e inversiones

La UABR está adelantando varios contratos de arrendamientos comerciales enfocados en el área del sector logístico e industrial, que generaría promoción de inversión y empleo

Más de 4 mil hectáreas de bienes revertidos, disponibles para proyectos e inversiones
Con los Tratados Torrijos-Carter se revirtieron en Panamá aproximadamente 137,127.74 hectáreas.
Carlos Gordon

En la actualidad, la Unidad Administrativa de Bienes Revertidas (UABR) cuenta con 4,400 hectáreas de bienes revertidos disponibles y en espera de ser destinados a proyectos e inversiones, informó Fernando Paniagua Hurtado, secretario ejecutivo de UABR.

“Nosotros tenemos 4,400 mil hectáreas que no han sido asignadas o dispuestas, que es el inventario que tenemos, y que estamos tratando de hacer nuevos proyectos e inversiones”, comentó Paniagua a La Estrella de Panamá.

La UABR está adelantando varios contratos de arrendamientos comerciales, que no corresponden a las 4,400 hectáreas en total, pero sí son nuevos contratos enfocados en el área del sector logístico e industrial, que generara promoción de inversión y empleo.

Con los Tratados Torrijos-Carter se revertieron en Panamá aproximadamente 137,127.74 hectáreas revertidas al territorio nacional, unas 43,681.74 corresponden a área de agua; y 93,446.00 hectáreas son áreas de tierras. De las 137 mil hectáreas para asignar en desarrollo, arrendamiento o en concesiones quedaron en trámite 13,500 hectáreas.

Destinadas

El secretario de la UABR mencionó que hay nueve mil hectáreas destinadas en contratos de arrendamiento, asignadas a alguna institución o que fueron vendidas. Hoy en día, hay 170 contratos de arrendamiento, 30 son de organizaciones no gubernamentales y el resto es divido entre comercios, inversión y concesiones.

Pero hay otras hectáreas que han sido destinadas para proyectos de Estado, como es la Facultad de Enfermería y el nuevo Hospital Oncológico. “Para este año, se tiene planificado entregar las tierras”, aseguró Paniagua.

Los contratos de arrendamientos representaron el 63% de las aportaciones que la Unidad presentó al Estado al cierre del año fiscal 2021, ya que de los $12,603,599 millones, unos 7.2 millones provenían de estas cuentas.

“El dinero se aporta a la cuenta única del tesoro, como parte de los ingresos que genera el Estado, y de ahí las inversiones que se hagan entre estos proyectos públicos están contemplados dentro del presupuesto general del Estado”, subrayó el secretario.

Desuso

En el 2021, la UABR rescató 10 bienes en desuso y de lo que va en el 2022 están por registrar tres hectáreas.

Sobre este tema, la diputada Mayín Correa, mediante una carta, solicitó a la UABR información sobre los posibles bienes revertidos que podrían estar en desuso.

En respuesta, el secretario de la UABR indicó que la entidad ha avanzado en las inspecciones a los bienes administrados otorgados, tanto en el sector Pacífico como en el sector Atlántico en las Áreas Revertidas; así como reuniones con los concesionarios, arrendatarios e inversionistas, con el fin de evaluar y garantizar el cumplimiento de lo establecido en las asignaciones y los contratos; para regularizar sus obligaciones y el uso adecuado de los bienes.

“Con esta labor la unidad busca determinar la cantidad de bienes subutilizados y que se encuentran en desusos. El objetivo principal es lograr la recuperación de estos, para su posterior reincorporación a nuestros activos o grupos de bienes disponibles considerados para el desarrollo nacional y posterior ejecución de proyectos, que permitan al Estado panameño, la reactivación, una vez se levante el Estado de Emergencia, por el motivo de la pandemia de la covid-19”, escribió Paniagua, en la carta con fecha del 7 de diciembre de 2021.

Explicó que para recuperar un bien en desuso dependerá de la figura de la cual se asignó, por ejemplo, si es un contrato de arrendamiento de un edificio proceden a la ejecución de la fianza de cumplimiento del contrato. Hay otras que son de tipo de figura de uso o administración del bien, en esos casos los trabajos recaen en quitarle el bien y asignarlo a otra institución que si lo vaya a usar.

“Desde que hemos llegado a la administración hemos visto una serie de bienes que fueron asignados en su momento a organizaciones no gubernamentales e instituciones, que no estaban usando o daban la impresión de estar haciendo desuso del bien. ¿Qué hemos hecho? A través del equipo legal de la unidad hemos estado recuperando los bienes, hemos dejado sin efecto asignaciones, contratos y estamos dando nuevos usos y asignaciones a esas tierras”, concluyó Paniagua.