10 de Ago de 2022

Economía

El petróleo de Texas sube un 0,47 % y cierra en 96,30 dólares el barril

Esta mañana se anunció que la inflación en Estados Unidos prosigue su ascenso y en junio se situó en el 9,1 %, una tasa no vista desde 1981.

Combustible Texas USA
Un ingeniero camina por un yacimiento de petróleo, en una fotografía de archivo.

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió este miércoles un 0,47 % y cerró en 96,30 dólares rompiendo así con la rotunda caída de ayer, de un 7,9 %, después de que hoy se diera a conocer que la inflación de Estados Unidos batió en junio un nuevo récord en los últimos cuarenta años al situar su tasa interanual en el 9,1 %.

Al finalizar las operaciones en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del WTI para entrega en agosto ganaban 46 centavos con respecto al cierre anterior.

Ayer, el precio del petróleo de referencia estadounidense se dio un gran batacazo por la fortaleza del dólar y la perspectiva de una demanda más débil y volvió a perder la barrera psicológica de los 100 dólares.

Esta mañana se anunció que la inflación en Estados Unidos prosigue su ascenso y en junio se situó en el 9,1 %, una tasa no vista desde 1981 y empujada, como viene siendo habitual en los últimos meses, por el encarecimiento de la energía y de los alimentos.

Cifras que confirman que los precios de consumo en Estados Unidos no muestran aún los efectos de la política monetaria restrictiva de la Reserva Federal (Fed) que lleva desde marzo pasado subiendo los tipos y piensa seguir haciéndolo hasta contener la inflación.

Por su parte, en su informe mensual, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) se mostró pesimista sobre la demanda de crudo y calcula que en 2022 se consumirán de media 99,2 millones de barriles diarios, lo que supone un incremento del 1,8 % respecto a 2021 y una décima menos de lo que había anticipado en junio.

Los analistas justifican su corrección en el informe debido a los últimos datos que evidencian que el consumo está siendo inferior de lo esperado en las tres grandes regiones de la OCDE (Europa, Norteamérica y Asia-Pacífico) y consideran que los elevados precios están teniendo un impacto.

De cara a 2023 las expectativas también son inferiores a las anticipadas en mayo por la propia AIE, con un incremento de la demanda de crudo que se limitará al 2,2 % hasta 101,3 millones de barriles diarios.

Por su parte, el precio de los contratos de futuros de gas natural para agosto sumó 52 centavos de dólar, hasta 6,68 dólares, y el de los futuros de gasolina con vencimiento el mismo mes restó 3 centavos, hasta 3,23 dólares el galón.