03 de Dic de 2022

Economía

Filipinas permite teletrabajo en el importante sector de los "call centers"

Desde hace una década, Manila ha sido llamada la "capital de los 'call centers'", un sector que representa casi el 9 % del PIB filipino

Las autoridades de Filipinas, uno de los países con más centros de llamadas internacionales del mundo, han acordado permitir el teletrabajo en el sector, que emplea a cerca de 1,3 millones de filipinos, en plena relajación de las medidas por la pandemia de la covid-19.

El acuerdo ha zanjado una disputa entre el Gobierno y la industria de externalización de negocios, que incluye principalmente a los "call centers", que pedían poder seguir con el teletrabajo que han estado aplicando durante los dos últimos años.

Call Center
Trabajadores en un call centerArchivo

Desde hace una década, Manila ha sido llamada la "capital de los 'call centers'", un sector que representa casi el 9 % del producto interior bruto (PIB) filipino.

El pasado marzo, el Gobierno permitió la vuelta al trabajo presencial, pero los empleados del sector pedían que se les permitiese el teletrabajo a tiempo completo o parcial, aduciendo, entre otros, beneficios para la productividad de los trabajadores.

Con la entrada del nuevo Gobierno de Ferdinand Marcos Jr, el actual presidente de Filipinas desde las elecciones celebradas en mayo, "la nueva administración buscó el acuerdo con la patronal del sector para permitir el trabajo en remoto", según explica a EFE el responsable de relaciones públicas de la Oficina de Inversiones (BOI, por sus siglas en ingles) del Gobierno filipino.

La administración saliente del expresidente Rodrigo Duterte prefería la vuelta al trabajo presencial de los empleados de estos centros de atención al cliente, con el argumento de dinamizar la economía local a través del consumo en las urbes que estos trabajadores aportan, sobre todo en Manila.

"Desde el principio, nuestra prioridad era la de asegurar una solución para el trabajo en remoto [de las empresas] del sector, que se ha convertido en la nueva normalidad de la postpandemia", declaró este lunes en un comunicado de prensa el ministro de Industria, Alfredo Pascual.

La actual administración canalizará las peticiones de las empresas del sector para permitir el trabajo en remoto a través de BOI en vez del Departamento de Industria (DIT, en inglés), como hasta ahora, y no perderán los incentivos fiscales a los que las empresas del sector se acogían hasta ahora si se registraban a través de DIT.

Zeng señaló que el teletrabajo en los centros de llamadas, además, ayudará a aliviar el tráfico en el área metropolitana de Manila, una de las ciudades con mayor congestión vial del mundo.

Manila se convirtió hace una década en la capital mundial de estos centros de atención al cliente de diferentes multinacionales, pero sus trabajadores debían hasta ahora soportar hasta varias horas de congestión vial para llegar a sus oficinas.