26 de Nov de 2022

Economía

CFI suscribirá 40 millones de dólares en primer bono azul privado de A.Latina

Permitirá apoyar proyectos que contribuyan a una economía azul sostenible y a la preservación de los recursos de agua limpia, incluida la gestión sostenible de la cadena de valor de la acuicultura, la pesca y los productos del mar

La Corporación Financiera Internacional (CFI), organismo que es parte del Grupo Banco Mundial, anunció este miércoles un acuerdo para suscribir hasta $40 millones  del primer bono azul del sector privado que será emitido en Latinoamérica, a cargo del Banco Internacional, de Ecuador.

El acuerdo también contempla que la CFI, cuyas siglas en inglés son IFC, movilice a otros inversionistas para suscribir otros 39 millones de dólares de este bono, que, además, será el primero en general que emitirá el Banco Internacional.

acuicultura pixabay
Los recursos económicos provenientes permitirán financiar proyectos que promuevan la pesca sostenible y la acuicultura.Pixabay

El apoyo de la CFI permitirá al Banco Internacional proporcionar préstamos a largo plazo y apoyar proyectos que contribuyan a una economía azul sostenible y a la preservación de los recursos de agua limpia, incluida la gestión sostenible de la cadena de valor de la acuicultura, la pesca y los productos del mar.

El bono se adherirá a los Principios de Bonos Verdes de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA, por sus siglas en inglés) y a las Pautas de Finanzas Azules de la CFI.

Con ello se espera que contribuya a los esfuerzos de adaptación y mitigación del cambio climático de Ecuador mientras acelera la recuperación económica post-covid.

MARCO DE FINANCIAMIENTO AZUL

La CFI también ayudará al Banco Internacional a desarrollar un marco de financiamiento azul mientras trabaja con el regulador financiero de Ecuador para crear un mercado de bonos azules en el país que puede servir como un ejemplo para otros países en la región.

En un comunicado, el organismo perteneciente al Grupo Banco Mundial indicó que "las finanzas azules constituyen un área emergente en las finanzas climáticas con un mayor interés por parte de inversores, instituciones financieras y emisores a nivel mundial".

En el caso de los bonos y préstamos azules, estos instrumentos financieros recaudan y destinan fondos para inversiones en áreas como la gestión del agua y las aguas residuales, la reducción de la contaminación plástica en los océanos y la restauración del ecosistema marino, entre otros.

La gerente de la CFI para la Región Andina, Elizabeth Martínez Marcano, afirmó que el acuerdo suscrito este miércoles permitirá contribuir al desarrollo de los mercados de capital de deudas locales y fomentará las oportunidades de financiación azul.

"Somos optimistas de que el apoyo de CFI catalizará a otros actores del mercado para ofrecer bonos azules e instrumentos financieros relacionados en la región, apoyando una economía azul sólida”, apuntó Martínez Marcano.

GRAN FLOTA PESQUERA

Para apostar por este bono azul, la CFI ha tenido en cuenta que Ecuador alberga la mayor flota pesquera artesanal a pequeña escala del Pacífico Sudeste y cuenta con un enorme potencial de crecimiento en la economía azul.

El sector pesquero de Ecuador emplea a 108.000 personas y aporta alrededor del 1,5 % del producto interior bruto (PIB) del país y el 13 % de sus exportaciones no petroleras.

Sin embargo, Ecuador enfrenta varios cuellos de botella, incluido el riesgo de "lavado azul" (blue washing) y la falta de conciencia y conocimiento sobre el financiamiento azul, según advirtió la CFI en su escrito.

Desde 2020, la CFI ha proporcionado más de $700 millones en préstamos y bonos azules a instituciones financieras y empresas del sector privado.

En agosto, la Corporación Financiera Internacional anunció un préstamo de 45 millones de dólares para la Industrial Pesquera Santa Priscila, el principal exportador de camarón de Ecuador, lo que ayudará a la empresa a ampliar su número de granjas y mejorar su automatización y productividad.

Asimismo, en marzo suscribió $50 millones del primer bono social de género emitido en Ecuador, a cargo del Banco Pichincha, con el objetivo de impulsar negocios liderados por mujeres de los segmentos de micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes).