Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Internacional

Medio Oriente clama por democracia

El triunfo del pueblo egipcio sobre el régimen de Hosni Mubarak ha inspirado a otras naciones. Ese fragor ciudadano, que exige la entrad...

El triunfo del pueblo egipcio sobre el régimen de Hosni Mubarak ha inspirado a otras naciones. Ese fragor ciudadano, que exige la entrada de la democracia, se desplaza como pólvora que lleva el viento por todo Medio Oriente.

Túnez, Yemen, Jordania, Irán y ahora Libia han hecho eco de este clamor.

Hoy, en Teherán, capital iraní, volvieron a estallar los enfrentamientos entre los partidarios y detractores de Mahmoud Ahmadineyad, esta vez en el funeral del joven Sanee Zhaleh, muerto hace dos días en las protestas.

Mientras, en Libia en el ambiente reina la violencia. Con piedras, cócteles molotov y palos se han armado los manifestantes que rodean la sede del Gobierno. Son cerca 600 que piden la liberación del activista Fathi Tarbel.

Los medios locales informan que la policía respondió disparando gases lacrimógenos para dispersar a los concentrados. Algunos se han dirigido a la plaza Shajara, en el centro de la ciudad, donde se han producido nuevos enfrentamientos con la policía y partidarios del Gobierno.

En Bahréin, miles de personas tomaron el centro de la capital (Manama), para reclamar mejoras económicas, reformas políticas y constitucionales, el fin de las violaciones de los derechos humanos en ese país y la destitución del rey Hamad bin Isa al Jalifa, que está en el poder desde 1999.

Estos moviemientos iniciaron ayer frente al Hospital General de Al Dih. Donde se produjeron choques con las fuerzas de seguridad que emplearon gases lacrimógenos y dispararon balas de goma para dispersar a los manifestantes que protestaban por la muerte del joven Ali Abdelhadi Mushaima.

Similar actividad se desarrolla en Saná, capital de Yemen, donde por quinto día consecutivo se produjeron enfrentamientos entre opositores y partidarios del presidente de ese país, Ali Abdalá Salé, quién está en el poder desde 1990.

Dieciocho días le tomó a Egipto consumar la caída del "Faraón". Fueron más de dos semanas donde la sangre y el furor reinaron en la emblemática plaza Tahrir. Ahora queda esperar cuál será el resultado de los movimientos en cada uno de estos países.