Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Internacional

Bolivia: suben a 6.000 los afectados y a 1.500 los predios dañados por alud

La cifra de damnificados por el derrumbe de un cerro la semana pasada en una zona periurbana de La Paz se elevó a 6.000 y a 1.500 las vi...

La cifra de damnificados por el derrumbe de un cerro la semana pasada en una zona periurbana de La Paz se elevó a 6.000 y a 1.500 las viviendas y lotes afectados por nuevos deslizamientos, según un reporte este miércoles de la Alcaldía de esta ciudad.

Según un "último relevamiento de datos" de la Alcaldía "el número de damnificados por el megadeslizamiento (del lunes pasado) asciende a 6 mil, afectando a 140 hectáreas (de terreno) y a 1.500 predios, entre terrenos y viviendas, que sufrieron daños de diferente magnitud", precisó el informe.

Al menos una decena de barrios están afectados por el movimiento de tierra, producto de una antigua falla geológica, aguijoneada por las intensas lluvias que caen sobre La Paz, dijo la Alcaldía.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, que encabeza las labores de rescate, anunció que en la zona de "Callapa ha habido un último movimiento (de tierra), pero no ha tenido consecuencias mayores". En los deslaves no hubo ninguna víctima fatal, a pesar de su magnitud.

El presidente Evo Morales, que el mismo lunes visitó la zona de desastre, dijo que "este tema del deslizamiento es como un terremoto".Según estimaciones preliminares, se requieren 30 millones de dólares para dotar de viviendas a unas 3.000 familias que perdieron sus domicilios a causa del alud que provocó agrietamientos y hundimientos de terrenos. Otras casas fueron sepultadas por la tierra.

La mayoría de los afectados está concentrado en carpas levantadas en predios públicos donde recibe alojamiento, alimentación y cuidado médico por parte de personal de las alcaldías, el gobierno, fuerzas armadas y voluntarios, además de personeros de organismos internacionales.Sin embargo, la escasez de agua, que también afecta a barrios circundantes al área de desastre, es uno de los mayores dolores de cabeza.

Las intensas lluvias de las últimas semanas en Bolivia han provocado desbordes de ríos, inundaciones y la pérdida de plantaciones y ganado, además de dejar unas 15.000 personas afectadas y al menos 20 muertos en todo el país, según estimaciones de las autoridades.