Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Internacional

Nuevo ajuste italiano prevé "medidas muy fuertes" para 2012-2013

El ministro italiano de Economía, Giulio Tremonti, anunció el jueves "medidas muy fuertes para 2012-2013", en el marco de un plan de aju...

El ministro italiano de Economía, Giulio Tremonti, anunció el jueves "medidas muy fuertes para 2012-2013", en el marco de un plan de ajuste reforzado que proyecta gravar las ganancias financieras hasta en un 20% para lograr el equilibrio fiscal en el 2013.

"Tendremos que recortar casi a la mitad el déficit de este año, que será de 3,8% a 3,9% (del PIB)", explicó Tremonti, al detallar ante los parlamentarios las líneas del plan que debería adoptarse el próximo 18 de agosto a más tardar.

El ministro reconoció que Italia recibió indicaciones de otros países europeos y del Banco Central Europeo (BCE).El gobierno conservador anunció también que "exceptuando las obligaciones estatales, todos los títulos financieros tendrán tasas de 12,5% a 20%". Hasta ahora, esas tasas eran de 12,5%.

Tremonti sostuvo que el gobierno se va a comprometer a intervenir para lograr "la liberación de la economía y privatizar empresas públicas", como aquellas de transporte, electricidad y manejo de basuras.

La situación es tan delicada que el gobierno ha pensado agrupar los días de fiesta de manera de "aumentar la productividad".Tremonti confirmó también que se recortará la asistencia social y las pensiones, pero no dio mayores detalles y mencionó vagamente que se piensa reducir el costo de la política, una exigencia de la opinión pública, indignada con las jugosas remuneraciones de los parlamentarios y consejeros municipales.

El ministro aseguró que se reformará el estatuto de los trabajadores para introducir una mayor flexibilidad laboral, aunque "no vamos a aceptar todo lo que nos recomiendan".

Entre las medidas que el gobierno programa es la de reforzar la lucha contra la evasión fiscal, uno de los grandes males de Italia y no excluye introducir una suerte de impuesto de "solidaridad".

El magnate de las comunicaciones y jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi, se opone a todo aumento de impuestos y aún menos a imponer un impuesto al patrimonio, que lo afectaría personalmente.