15 de Ago de 2022

Internacional

Niega gobierno peruano afectación por renuncia de vicepresidente

LIMA. La renuncia del segundo vicepresidente de Perú, Omar Chehade, es una decisión personal que no afectará la imagen del gobierno del ...

LIMA. La renuncia del segundo vicepresidente de Perú, Omar Chehade, es una decisión personal que no afectará la imagen del gobierno del mandatario Ollanta Humala, dijo hoy el presidente del Consejo de Ministros, Oscar Valdés.

La renuncia de Chehade se oficializó este martes, al darse a conocer la carta que dirigió al titular del Congreso peruano, Daniel Abugattás.

Chehade presentó su renuncia como consecuencia de "una injusta y desmedida campaña mediática y política" en su contra y "en aras de no causar perjuicio a la a la buena imagen del gobierno y en pro de seguir construyendo una mejor gobernabilidad institucional". El presidente Humala aún no ha expresado su posición al respecto.

Chehade, por su parte, se ha negado a ofrecer mayores declaraciones, a pesar de que varias decenas de periodistas hicieron guardia desde la noche del lunes en su vivienda, ubicada en el distrito limeño de Magdalena del Mar.

Varios legisladores de oposición coincidieron en que la renuncia de Chehade "es tardía" y que se trata de una maniobra para no ser desaforado del Poder Legislativo.

En octubre pasado, la Comisión de Etica del Congreso le inició una investigación a Chehade a raíz de una reunión que sostuvo en un restaurante, acompañado de su hermano Miguel y de su amigo Miguel León, con tres generales de la Policía Nacional del Perú (PNP).

De acuerdo con versiones difundidas por la prensa local, en dicha reunión se trató de prestar apoyo policial a un grupo empresarial en contra de otro para el desalojo y control de la ex cooperativa azucarera Andahuasi, ubicada 150 kilómetros al norte de Lima.

En diciembre, a tenor del informe de la Comisión de Etica, que lo denunció por tráfico de influencias y patrocinio ilegal, el pleno parlamentario lo suspendió por 120 días sin goce de sueldo.

El caso pasó a la subcomisión parlamentaria de Acusaciones Constitucionales que recomendó, adicionalmente, el desafuero de Chehade del Congreso y una inhabilitación para cargos políticos por cinco años.

El Comité Permanente del Congreso tendrá que votar a favor o en contra de lo recomendado por la subcomisión de Acusaciones Constitucionales.

"A pesar de que (la renuncia) es tardía, lo que tenemos que plantearnos es si efectivamente desde un punto de vista jurídico ha cambiado la situación", opinó el constitucionalista Enrique Bernales en declaraciones a la emisora Radio Programas del Perú.