Temas Especiales

26 de May de 2020

Internacional

EEUU: difunden en tribunal las llamadas al 911 de la masacre de Batman

Un tribunal estadounidense escuchó el martes las frenéticas llamadas al número de emergencias 911 que hicieron las víctimas en julio del...

Un tribunal estadounidense escuchó el martes las frenéticas llamadas al número de emergencias 911 que hicieron las víctimas en julio del año pasado durante el tiroteo en un cine en Colorado (oeste) donde se estrenaba Batman, que dejó 12 muertos y 58 heridos de bala.

En la primera de las 41 llamadas que recibió la policía en un lapso de 10 minutos se escuchan claramente 30 detonaciones que dificulta al operador del 911 entender lo que le dicen.

En otra, realizada seis minutos después de la primera llamada, Kaylin Bailey (de 14 años) le dice al operador que sus dos primos fueron tiroteados y que uno de ellos al parecer no respiraba.

"Necesitamos que le hagas respiración cardiopulmonar a tu primo que no está respirando", le dijo el operador.

"No puedo escucharte", respondió Bailey, en medio del caos que tenía lugar en la medianoche del 20 de julio del cine Century 16 en la localidad de Aurora (cerca de Denver).

Las audiencias, que durarán una semana, comenzaron el lunes con las desgarradoras descripciones de los policías que respondieron a la masacre.

El juicio preliminar en un tribunal en Centennial (otro suburbio de Denver) tiene por objeto determinar si James Holmes, presunto autor del tiroteo, puede ser enjuiciado.

Sus abogados podrían argumentar que el acusado es inestable psicológicamente y no es apto para ser juzgado. La fiscalía busca demostrar que el ataque fue un acto premeditado e identificar a Holmes como el único tirador.

Los testimonios del martes buscaban demostrar que Holmes es el atacante enmascarado que disparó esa noche contra el público del estreno de "The Dark Knight Rises", la última entrega de Batman.

El supervisor federal de armas de fuego Steven Beggs dijo que el joven, ahora de 25 años, hizo al menos 16 compras entre mayo y julio de 2012, entre ellas cuatro armas y 6.300 rondas de municiones, además de artefactos explosivos.

"¿Hay alguna manera de controlar, en Colorado, las compras de armas que realizan las personas que tienen una severa enfermedad psicológica?", preguntó la abogado de la defensa Tamara Brady.

"No", respondió Beggs.Un experto en explosivos del FBI dijo además que Holmes había convertido su apartamento en una bomba de tiempo, como él mismo había dicho a la Policía al momento de su arrestado, minutos después del ataque.

Cuando la Policía llegó al lugar, encontró carcasas de fuegos artificiales llenas de detonantes; tres contenedores de napalm "casero", 11 botellas llenas de gasolina y otros químicos inflamables y una alfombra empapada en gasolina.

Había tres sistemas elaborados para detonar la chispa. Uno de ellos era el control remoto de un carro de juguete, que Holmes había dejado en el edificio para atraer a alguien a jugar con él, y que en cambio detonaría una bolsa de basura dentro del apartamento.

Para demostrar esa teoría, el policía Tom Welton atestiguó que Holmes escribió, en julio, a sus contactos de dos sitios de citas online: "¿Me visitarás en prisión?".

Este juicio preliminar coincide con el actual debate sobre la venta de armas en Estados Unidos, un recurrente tema que volvió a ponerse sobre el tapete cuando un joven asesinó el mes pasado a 26 personas, 20 de ellas niños, en una escuela primaria de Newtown, Connecticut (noreste).