Temas Especiales

19 de May de 2022

Internacional

¿Hacia dónde viajas? A Corea

Visitar Corea del Sur definitivamente es un viaje interesante, pero desde hace poco más de un mes la reacción en las personas es distin...

Visitar Corea del Sur definitivamente es un viaje interesante, pero desde hace poco más de un mes la reacción en las personas es distinta, por lo menos en la parte occidental. Lo primero que las personas te dicen es “¿tú no lees o ves televisión? Allá va a haber una guerra. Durante las últimas semanas mi cuenta de Facebook fue inundada con links de noticias que reportaban sobre las amenazas del líder norcoreano Kim Jong Un, estas venían acompañadas de mensajes que decían “¿aún estás segura?”.

Cuando conversé con el embajador de Corea en Panamá, estaba muy confiado y seguro de que nada pasaría, parecía normal que Corea del Norte amenazara. La Conferencia Mundial de Periodismo tampoco la habían cancelado y te dices, si hubiera peligro, no sería así. Recibes un día antes confirmación de que todo estaba listo y que no te preocupes, pero te sigues preguntando. Hay un nuevo líder, joven de 30 años que asumió el poder hace apenas un año y ya hasta reportan que hay misiles preparados, recomiendan a los extranjeros salir del país. Te subes al avión con estas dos imágenes, el miedo y la confianza. Primera parada Washington. El cónsul de migración te pregunta tu dirección en Estados Unidos y contestas “solo conexión”, entonces él dice ¿hacia dónde viajas? A Corea del Sur, respondes. Rápidamente levanta su mirada, te pregunta por el boleto hacia Seúl, no hace comentarios sobre la situación política de la península, pero una imagen vale más que mil palabras.

Son varias horas antes de tomar el segundo avión. Un café de Starbucks ayudará a esperar. En un aeropuerto es normal que quienes atienden en los establecimientos te saquen conversación preguntándote si vas o si vienes. Le contesté voy a Seúl, en Corea. La chica te dice, pero allá van a lanzar un misil, ¿no es peligroso? ¿Qué podías decir? Esperemos que no. Luego preguntó si iba por trabajo y contesté que sí, iría a una conferencia, soy periodista y con un rostro reflexivo te dice, ahora entiendo, difícil profesión.

En los siguientes minutos no dejé de preguntarme cuántas personas habrían pasado por esta situación y cómo habría afectado esto al turismo en la península coreana. Busqué las últimas noticias —ayudada por Mr. Google— sobre el turismo. Debo confesar que mi búsqueda decía “cae turismo en Corea del Sur” y cuál no sería mi sorpresa, el turismo en Corea del Sur creció en un 11.9% en marzo, reportaba una agencia de noticias internacionales. Las cifras de abril no estarán disponibles hasta mayo. Uno de los planteamientos era precisamente que el gobierno espera que sean los periodistas quienes den fe de que la vida en esta parte del mundo continúa igual, en la nota no se descarta preocupación por un impacto en la economía y tratarían de evitarlo.

Por otro lado, el portal de BBC Mundo reporta algo similar en Corea del Norte. Indican que más de 3,500 turistas occidentales visitan el país asiático cada año y que los números están incrementándose. Resaltan el hecho de que no se trata de una opción barata, porque le costo es de $1,550 por cinco noches.

Hoy durante un almuerzo con el canciller surcoreano lo escuché decir: “Cada uno tiene una imagen de Corea, depende de dónde estés y de cuánto sepas de ella”. Yo intento conocer qué piensan realmente quienes viven acá y salen todos los días a trabajar o dejar a sus hijos en las escuelas leyendo en el periódico matutino: “Norcorea rechaza oferta de diálogo de Seúl”.