Temas Especiales

25 de Jan de 2021

América

Caso de espionaje estremece Brasil

BRASILIA.La jefatura de la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) fue suspendida temporalmente a raíz de un escándalo desatado por int...

BRASILIA.La jefatura de la Agencia Brasileña de Inteligencia (Abin) fue suspendida temporalmente a raíz de un escándalo desatado por intervenciones telefónicas de altos funcionarios, incluyendo el presidente de la Corte Suprema Gilmar Mendes, legisladores y ministros, informó el gobierno brasileño.

En la lista de teléfonos pinchados se incluía el del jefe de gabinete de Lula, Gilberto Carvalho, el de la ministra de Presidencia, Dilma Rousseff, y del ministro de Relaciones Institucionales, José Múcio Monteiro, según la publicación.

Un comunicado de la presidencia brasileña informó que “para garantizar la transparencia, la dirección de la Abin será separada de su cargo hasta que sea concluida la investigación” sobre las intervenciones telefónicas, que estarán a cargo de la policía federal.

En el comunicado, el gobierno pidió al Congreso aprobar cuanto antes un proyecto de ley que reglamenta las intervenciones telefónicas.

No quedó claro si solo sería separado el director de la Abin, Paulo Lacerda, o junto con él otros altos funcionarios de la institución.

La decisión de Lula estuvo precedida de varias horas de discusiones entre el mandatario, el presidente del Supremo y varios senadores, que le pidieron que tomase medidas "duras", en palabras del senador Demóstenes Torres, que se dirigió a periodistas antes del comienzo de su audiencia con el presidente

La acción se produjo dos días después de que la revista Veja publicó extractos de una conversación del presidente del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema), Gilmar Mendes, con un senador, que habría sido obtenido en una intervención telefónica.

“El presidente expresó su preocupación e indignación con la posibilidad de que el ministro Gilmar Mendes haya sido objeto de una grabación clandestina”, dijo a periodistas Marcelo Baumbach, portavoz del presidente Lula.

El senador Demóstenes Torres, del opositor partido Demócrata, dijo esperar que el gobierno controle las acciones de la Abin para impedir nuevas actos de ilegalidad.

“Espero que el gobierno tome control de Abin, que es una institución imprescindible, porque ningún país puede prescindir de información para la seguridad del estado”, dijo Torres, cuya conversación con el magistrado Mendes fue publicada por Veja.

A juicio del senador, el episodio evidencia debilidades en el sistema democrático brasileño que deben ser resueltos.

“Brasil es un país democrático, pero aún tiene mecanismos totalitarios que tiene que ser desmontados, este es uno”, dijo.

Según Veja, Abin intervino los teléfonos no solo de Mendes, sino también de allegados de Lula y miembros del Congreso. La publicación informó que recibió un paquete de información de un agente de Abin, a quien no identificó, con evidencias de intervenciones telefónicas realizadas en forma rutinaria. No reveló cuál sería el propósito de esas intervenciones telefónicas.

El jefe de seguridad institucional de la presidencia, general Jorge Felix, prestó testimonio este martes ante una comisión legislativa que investiga las intervenciones telefónicas por parte de entidades gubernamentales y privadas, informó la Agencia Cámara, servicio noticioso de la Cámara de Diputados de Brasil.

Esa comisión parlamentaria anunció que pretende convocar a los directivos de la Abin para que expliquen las escuchas.

El presidente de la Cámara del Senado, Garibaldi Alves, miembro del oficialista Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), dijo que también se reunirá con Gilmar Mendes y que no descarta pedir la destitución del director de la Abin.

“Los tres poderes del Estado deben actuar en forma articulada” frente a las escuchas, sostuvo Alves.

El analista político David Fleischer consideró que si las intervenciones fueron realizadas por agentes independientes, no tendrá repercusiones políticas para Lula. “Por como está siendo presentado, parece que fueron agentes independientes”, comentó Fleischer.