Temas Especiales

30 de Mar de 2020

América

Alcaldes, entre detenidos

NUEVA YORK. Tres alcaldes, dos parlamentarios y varios rabinos figuran entre los detenidos ayer en una gigantesca operación anticorrupc...

NUEVA YORK. Tres alcaldes, dos parlamentarios y varios rabinos figuran entre los detenidos ayer en una gigantesca operación anticorrupción que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) llevó a cabo en Nueva Jersey.

Como si se tratara de un guión de Hollywood, las autoridades detuvieron ayer a 44 personas en una operación contra varias bandas dedicadas al blanqueo de dinero y al tráfico de órganos, y en la que se acabó vinculando a una gran lista de funcionarios públicos.

Weysan Dun, el agente especial encargado de la operación, dijo que entro las personas detenidas están los alcaldes de Hoboken, Peter Cammarano; de Secaucus, Dennis Elwell, y Ridgefield, Anthony Suárez, así como los parlamentarios estatales L. Harvey Smith y Daniel Van Pelt.

“Esta investigación ha identificado una vez más una red de corrupción en la que participaban funcionarios públicos deseosos de obtener dinero a cambio de favores políticos”, indicó por su parte el fiscal federal en Nueva Jersey, Ralph Marra, quien hizo públicas las detenciones.

La mayoría de los funcionarios detenidos son acusados de haber aceptado sobornos a cambio de favores, por lo que se embolsaron durante años miles y miles de dólares, con los que incluso financiaron ilegalmente campañas políticas.

El fiscal federal Marra detalló que las autoridades llevaron a cabo dos vías de investigación, una encaminada a descubrir los sobornos políticos y otra centrada en varias organizaciones dedicadas al lavado de dinero, que operaban también en Nueva York.

Cientos de horas de grabaciones demuestran la inculpación de los detenidos.

En otro caso de lavado de dinero, varios rabinos de Nueva Jersey y Brooklyn fueron acusados de crímenes que van desde el tráfico de órganos provenientes de donantes israelíes hasta el lavado de las ganancias por la venta de carteras piratas Gucci y Prada.

Se trata de los rabinos principales de varias congregaciones de judíos sirios, así como de sus asociados y algunos familiares, que estarían involucrados en el lavado de una suma sin identificar, pero que podría ascender a decenas de millones de dólares.

Algunos de estos rabinos formarían parte de una organización que operaría también en Israel y que habría lavado grandes cantidades de dinero a través de asociaciones de caridad.

La conexión entre los arrestos por lavado de dinero y por corrupción no está clara.