21 de Feb de 2020

América

Obama busca reconectarse con el pueblo

WASHINGTON, DC. El presidente Barack Obama aprovechará hoy su primer mensaje sobre el estado de la nación para persuadir a sus compatrio...

WASHINGTON, DC. El presidente Barack Obama aprovechará hoy su primer mensaje sobre el estado de la nación para persuadir a sus compatriotas frustrados que está junto a ellos.

En momentos de profunda inseguridad económica, Obama utilizará su mensaje para ofrecer esperanza después de un primer año complicado en la presidencia, dijeron sus asistentes. A los muchos que creen que EEUU no está en buen camino, tratará de darles un sentido más claro de cómo procura lo mejor para todos.

Y para los demócratas nerviosos que enfrentan reelecciones en noviembre, el presidente tratará de ofrecerles un temario que resulte atractivo para sus votantes en su discurso televisado al Congreso.

Obama propondrá medios para ayudar a la clase media, pero toda idea nueva probablemente pasará a segundo plano detrás del argumento principal: que su agenda está dando resultados para el pueblo pese a las crecientes dudas populares.

¿QUÉ SE PUEDE ESPERAR?

El discurso tendrá una fuerte dosis del proyecto de reforma al sistema de salud, pese a los reveses de la semana pasada en Massachusetts y creación de empleos. Obama hablará sobre el déficit presupuestario y su intento de lidiar con la industria financiera, la energía, la educación y la inmigración. Todas esas cuestiones, afirma, calzan en su plan de reconstruir la economía.

En cuanto a la seguridad nacional, hablará sobre las amenazas terroristas, las guerras en Afganistán y Pakistán y las disputas nucleares con Irán y Corea del Norte.

No estarán ausentes los acontecimientos recientes, como la crisis humanitaria en Haití y el fallo de la Corte Suprema que da mas poder a los negocios y los sindicatos para tratar de influir en las elecciones.

LA FRUSTRACIÓN CON WASHINGTON

Obama enfrentará directamente la frustración con Washington, evidenciada en la inesperada victoria del republicano Scott Brown para la banca senatorial de Massachusetts, que conmovió a los demócratas y costó al presidente la supermayoría necesaria en la cámara alta para prevenir las tácticas obstruccionistas de los republicanos y promover sus proyectos de ley.

UNA OPORTUNIDAD DE ORO

Obama concluye un año en Washington que ha dejado a la ciudadanía con una impresión de distanciamiento de lo que ha estado tratando de hacer.

El presidente dice que su temario no será sobre él, pero, de algún modo, el discurso lo será. Momentos como éste brindan oportunidades a los mandatarios para tomar las riendas o perder el rumbo.

Las encuestas sobre su manejo de los grandes temas muestran que disminuye la aprobación; menos de la mitad de los consultados apoya su manejo de la economía. El desempleo supera el 10% y aumentan los temores sobre el terrorismo.

Para recuperar su posición, Obama buscará ponerse al lado del pueblo. Está desafiando los intereses especiales en el sistema del cuidado de la salud y los bancos. Quiere recordar al pueblo que mientras promovió un plan de estímulo económico, rescató a Wall Street sólo por necesidad.

Lo que el discurso no hará es reformular la agenda de Obama. “No me postulé para dejar de lado estos desafíos”, dijo el presidente a una audiencia en Ohio el viernes. “Me postulé para enfrentarlos, de una vez por todas”.