Temas Especiales

08 de Apr de 2020

América

Polémica por uso de la Biblia en escuelas

SAN SALVADOR. El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, enfrenta una polémica creada por un decreto legislativo que ordena leer la ...

SAN SALVADOR. El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, enfrenta una polémica creada por un decreto legislativo que ordena leer la Biblia en las escuelas del país para contener la violencia y que enfrenta a católicos y evangélicos.

La última semana, el mandatario se abstuvo de adelantar su opinión sobre la polémica y aunque la tildó de ‘buena iniciativa’, dijo estar consciente de que ‘no resuelve totalmente el problema’ de la violencia que agobia al país, porque el enfoque debe ser más integral.

Aquellos que apuestan que con la lectura de la Biblia, vamos a combatir la delincuencia, están equivocados, contribuirá a crear un mejor clima de convivencia, de armonía social, pero no es suficiente, hay que llevar a cabo otras acciones’, dijo.

7 MINUTOS DE LA BIBLIA

El decreto legislativo 411 establece que ‘se instituye la lectura de pasajes de la Biblia diaria y sistemática en todos los centros educativos del país, durante por lo menos siete minutos, previo al inicio de actividades académicas (...) sin entrar en ningún comentario religioso, sectario ni denominacional’.

Según el decreto, en caso de que algún padre de familia no esté de acuerdo que su hijo participe de tales lecturas, deberá comunicarlo por escrito a la dirección de la escuela para ‘eximirlo de su participación’.

Algunos pastores evangélicos han solicitado al mandatario izquierdista que no vete el decreto, pero otros advierten que es ‘inconveniente’ que por una ley se obligue a leer la Biblia.

La presión para que el mandatario desestime la ley aumentó el domingo, cuando los obispos católicos le enviaron una carta en que le piden abiertamente vetar el decreto.

‘Le pedimos señor presidente de la República hacer uso de su facultad ejecutiva de vetar el mencionado decreto en defensa del Estado de Derecho y la democracia de nuestra sociedad salvadoreña’, consigna la carta de los obispos.

La Conferencia Episcopal reconoce ‘las buenas intenciones’ de los diputados que promulgaron el decreto, pero advierten que ‘lamentablemente la sola lectura bíblica sin la debida explicación y en un ambiente carente de fe no forma valores como se pretende’.