Temas Especiales

16 de Apr de 2021

América

‘Sepultan’ bodas homosexuales

SAN JOSÉ. El ‘todo vale’ de la cultura de la modernidad, propia del siglo XXI, está llegando a América Latina, donde muchas sociedades s...

SAN JOSÉ. El ‘todo vale’ de la cultura de la modernidad, propia del siglo XXI, está llegando a América Latina, donde muchas sociedades se hallan ancladas en lo tradicional. En este caso, los protagonistas son los homosexuales, cuya unión matrimonial es todo un reto.

El ejemplo más cercano es Costa Rica, donde el martes, la Corte Constitucional de ese país frenó la intención del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) de realizar un referéndum para ver si se aprobaba o no dicha unión.

Con cinco votos a favor y dos en contra, los magistrados respaldaron varios recursos de amparo que solicitaban la prohibición de esa consulta popular.

De esta forma, el órgano dice ‘No’ al referéndum sobre el tema y serán los diputados quienes tendrán que decidir si se aprueba o no dicha ley.

La mayoría de los magistrados consideró que se trata de materia legislativa y no electoral, dado que los derechos de las minorías surgen de reivindicaciones y no pueden ser sometidos a un referéndum en el que se imponen las mayorías.

La Sala estimó que las personas que tienen relaciones con una del mismo sexo son un grupo en desventaja y objeto de discriminación que precisa del apoyo de los poderes públicos para el reconocimiento de sus derechos constitucionales o infraconstitucionales.

Los letrados también anularon la recolección de firmas que pretendía avalar la convocatoria a la consulta. Apenas días atrás, el TSE validó cerca de 150.000 firmas de ciudadanos que apoyaban la realización del referéndum, que se hubiera aplicado el 5 de diciembre, junto con las elecciones municipales.

EL PROYECTO DE LEY

El proyecto de ley que se pretendía someter a consulta propone la legalización de las uniones civiles entre personas del mismo sexo con el objetivo de que se reconozcan derechos civiles fundamentales como herencia, seguro social y acceso al crédito, en las mismas condiciones que las parejas heterosexuales.

También existe un texto sustitutivo denominado ‘Ley de Sociedades de Convivencia’, que utilizaría ese nombre para reconocer las uniones entre personas de un mismo sexo ante un notario o ante un juzgado civil, el que, según La Nación, cuenta con más apoyo político.

ACTIVISTAS HOMOSEXUALES

La decisión de la corte fue celebrada especialmente por activistas homosexuales, que venían realizando manifestaciones públicas contra la posibilidad de la consulta. Abelardo Araya, dirigente del Movimiento Diversidad, que agrupa a homosexuales, bisexuales y transexuales, había anunciado que, de fracasar su movimiento dentro del país, estarían dispuestos a recurrir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

‘Éste es un gran paso que da la Sala Cuarta, un fallo que marca jurisprudencia no solamente para la población gay, sino para todas las minorías porque afirma el principio de que éstas no pueden ser sometidas a un trato cruel e inhumano’, afirmó a la AFP Araya,

‘En esta nueva etapa de la lucha, usaremos la misma estrategia que usamos para derrotar el referendo: el uso del diálogo y la razón’, afirmó Araya.

El activista dijo que han programado varias actividades para ampliar la discusión del tema, incluida una visita al país —en fecha aún no precisada— de María Rachid, líder de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero.

Pero la legalización del matrimonio gay en México D.F., en marzo de este año, y posteriormente en todo el territorio de Argentina, el mes pasado, le ha dado un impulso especial a esta vieja reivindicación de los grupos defensores de los derechos de los homosexuales.

Y, este martes, la Suprema Corte de Justicia de México determinó que los matrimonios entre personas del mismo sexo que se realicen en la ciudad capital también deben ser reconocidos en el resto del país.

EL PAPEL DE LA IGLESIA

La Iglesia católica, que respaldaba el referendo, afirmó que el fallo no resolvió ‘el tema de fondo’.

‘Hemos vuelto al lugar de donde salimos, porque el tema de fondo no está resuelto’, dijo el canciller de la Curia Metropolitana de San José, Mauricio Granados, y agregó que la Iglesia seguirá predicando en contra de las uniones gays, ‘que es lo que dice la palabra de Dios’.

El fallo traslada el tema al terreno del Congreso, donde diputados de varias fracciones políticas declararon que ven con buenos ojos la reactivación del proyecto de ley que les conceda el derecho.

Los dos principales partidos de oposición, Acción Ciudadana (PAC) y Movimiento Libertario (ML), adelantaron su anuencia a revivir la iniciativa, mientras que el gobernante Liberación Nacional (PLN) prometió analizar el tema antes de adoptar una postura.

Costa Rica es un país que en su mayoría profesa la religión católica, la cual se opone a los matrimonios entre parejas del mismo sexo.