Temas Especiales

06 de Mar de 2021

América

Kirchner deja escenario incierto

BUENOS AIRES. Argentina se despertó ayer con una triste noticia. El ex presidente peronista, Néstor Kirchner, falleció a los 60 años de ...

BUENOS AIRES. Argentina se despertó ayer con una triste noticia. El ex presidente peronista, Néstor Kirchner, falleció a los 60 años de un ataque al corazón.

Argentina se encuentra en estado de shock donde reina la incertidumbre sobre lo que pasará con Argentina ante esa nueva puerta que ha quedado abierta.

Por su parte, Eric Calcagno, senador por la provincia de Buenos Aires confesó estar ‘consternado por la noticia. El país sufre la mayor pérdida desde el inicio la democracia. No tengo palabras’.

MUERTE SÚBITA

Néstor se encontraba con su esposa Cristina Fernández en la residencia familiar de El Calafate, provincia de Santa Cruz, cuando sufrió una descompensación y debió ser llevado a un hospital de urgencia.

No obstante, su salud siempre mantuvo en vilo a los argentinos. En abril de 2004, padeció una gastroduodenitis aguda; en enero del 2006 sufrió una descompensación gástrica y en enero del 2007 fue sometido a una cirugía por un problema cardíaco.

A comienzos de este año, el 7 de febrero de 2010 le operaron por una dolencia arterial, que también resultó satisfactoria. Sin embargo, el 12 de septiembre pasado debió ser sometido una angioplastia coronaria en la que se le colocó un stent en una de las coronarias obstruida. Tras la operación que generó una enorme repercusión mediática, a las pocas horas Kirchner participó de un acto político de su partido justicialista, lo que llamó la atención por la rapidez con que se repuso. ‘Yo sé que a veces se enojan los médicos.

Pero no hay mejor médico que el amor y el sentimiento de ustedes para fortalecerme el corazón y salir con todas las fuerzas, para reverdecer’, había expresado Kirchner ante miles de simpatizantes. Tristemente, el estrés y el anteponer el trabajo a la salud, le pasó factura al ex mandatario.

‘Pese a los consejos de los médicos, no hizo caso. Y ahora llegaron las consecuencias: se pierde la vida de un hombre que trabajó fuertemente por Argentina’, declaró ayer el ex mandatario Carlos Menem (1989-1999).

EL HOMBRE FUERTE

Néstor Carlos Kirchner nació el 25 de febrero de 1950 en Río Gallegos, en la provincia sureña de Santa Cruz (Argentina). Licenciado en Derecho desde 1976 por la Universidad Nacional de La Plata, ingresó en el Partido Peronista en los 70 donde conoció a Cristina. En 1976 se trasladó a Río Gallegos, y trabajó junto a su esposa en un bufete de abogados. En 1982 creó el Ateneo Juan Domingo Perón. Entre 1983 y 1984 fue presidente de la Caja de Previsión Social y en 1987 fue elegido Intendente de Río Gallegos (1987-1991).

En 1991 fue nombrado gobernador de Santa Cruz y permaneció en el cargo hasta 2003, tras modificar la Ley que le impedía ser reelegido tras dos mandatos. Kirchner logró revertir el déficit de su región, rica en petróleo y recursos naturales, y la convirtió en la zona con menor desempleo.

En 1992 fue nombrado presidente del Consejo Provincial del Partido Justicialista y secretario de Acción Política del Consejo Nacional. En 1993 fue designado Convencional Constituyente para la reforma de la Constitución Nacional Argentina.

En 1996 fundó la Corriente Peronista dentro del Partido Justicialista y se presentó como candidato a la presidencia, en 2003, frente a Carlos Menem y al entonces presidente Eduardo Duhalde (2002-2003). El 25 de mayo de ese año fue elegido presidente de Argentina.

BUENA MANO ECONÓMICA

Durante su presidencia, Argentina creció un 8% anual; aumentaron el salario y las pensiones mínimas, además de bajar el desempleo y la pobreza. Además, recondujo las negociaciones sobre la deuda; reformó la Corte Suprema de Justicia y las Fuerzas Armadas; y defendió los derechos humanos.

Asimismo, su presidencia estuvo salpicada por denuncias de enriquecimiento ilícito. En enero de 2006 pagó anticipadamente al FMI 9.574 millones de dólares, y en 2006, presentó ante el Tribunal Internacional de La Haya una demanda contra Uruguay para detener la construcción de dos papeleras.

El 10 de diciembre de 2007 pasó el testigo presidencial a su esposa Cristina Fernández. Kirchner fue nombrado el 14 de mayo de 2008 presidente del Partido Peronista. Mientras, en las legislativas de 2009, Kirchner fue elegido diputado por la provincia de Buenos Aires, aunque su lista electoral fue derrotada por la encabezada por el empresario peronista disidente, Francisco de Narváez (alianza Unión-Pro). Tras esta derrota, renunció como líder del gobernante Partido Justicialista (PJ peronista), puesto que cedió al gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli.

Ya el 4 de mayo de 2010 fue elegido secretario general de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).