Temas Especiales

26 de May de 2020

América

Cuba es el ‘punto opaco’ en libertad de prensa

MÉRIDA. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) criticó ayer a Cuba, al que consideró como un país donde no existe la prensa, sino la...

MÉRIDA. La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) criticó ayer a Cuba, al que consideró como un país donde no existe la prensa, sino la propaganda.

‘Cuba sigue siendo el punto opaco en el mapa de América y aún no despierta’, dijo Alejandro Aguirre, presidente de la SIP durante la inauguración formal de los trabajos de su 66 asamblea general.

El directivo del organismo dijo que una muestra de que en Cuba no existe la libertad de prensa es que mientras en el mundo circulaba la noticia de que el escritor peruano Mario Vargas Llosa había ganado el Premio Nobel de Literatura, en ese país se decía que el novelista obtuvo ‘el antinobel de la ética’, lo que consideró un caso ‘patético y muy triste’.

Criticó también que ante el premio que el Instituto Internacional de Prensa otorgó recientemente a la bloguera cubana Yoani Sánchez, el gobierno cubano no le permitió salir para recibir el galardón.

‘Creo que cuando se habla de una dictadura que existe a lo largo de medio siglo, es en realidad una de las vergüenzas más grandes de nuestra humanidad; no se debe de tolerar. Medio siglo de dictadura, basta ya’, señaló.

INTERVENCIÓN DE ECUADOR

Por su parte, en su intervención ayer el canciller de Ecuador Ricardo Patiño dijo que su gobierno ‘no se va a quedar callado’ frente a lo que llamó mentiras de la prensa, en respuesta a las críticas vertidas en el marco de la reunión.

Señaló además, que le gustaría que la SIP, por una sola ocasión, se ponga del otro lado, y piense que la presión que ejerce alguna prensa sobre el gobierno del Ecuador es mayor, incluso con mentiras.

Agregó que si creen que un día no van a responder, están muy equivocados. ‘Vamos a seguir respondiendo, porque tenemos el derecho así como los medios de comunicación tienen derecho a decir lo que piensan, a crear la opinión pública, a distorsionar la información, nosotros tenemos derecho a decir la verdad permanentemente’, sostuvo.

Aclaró que ‘no existe presión a los medios de comunicación y la SIP nunca se pronuncia en contra de los medios porque ellos los representan a pesar de las mentiras que digan’.

Todas esta declaraciones se dieron porque la SIP denunció el fin de semana que los medios de comunicación en Ecuador han tenido que enfrentar mayores amenazas desde una sublevación policial que mantuvo retenido por varias horas al presidente Rafael Correa el 30 de septiembre.

INTERVENCIÓN DE COLOMBIA

En tanto, el domingo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, aconsejó a los integrantes de la prensa a no caer en el juego del narcotráfico y evitar considerar al gobierno como el culpable de las acciones del crimen organizado.

En su participación, el mandatario consideró que al magnificar las noticias sobre el narcotráfico y convertirlas en el único tema de los titulares de prensa o de los informativos de la radio y la televisión, se corre el riesgo de que la sociedad deje de apoyar la lucha contra el crimen organizado.

‘Eso sería un tremendo error’, dijo Santos, quien también fue periodista y miembro de la SIP.

En especial dio un ‘cordial consejo’ a la prensa de México, un país que padece una creciente violencia de los carteles de la droga y de la que los medios han sido también víctimas. Santos respaldó la decisión de su colega mexicano Felipe Calderón de lanzar al principio de su gobierno en el 2006 una ofensiva contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Santos recordó que en Colombia, los capos del narcotráfico buscaban precisamente que la sociedad no apoyara el combate en su contra. ‘Es lo que quería Pablo Escobar cuando amenazaba a periodistas, cuando decía ‘no pueden publicar esto o aquello’, dijo.

El mandatario colombiano pidió a la prensa mantener en mente que ‘el enemigo no es el gobierno, el enemigo es el crimen organizado’, y aseguró que ‘uno como periodista muchas veces confunde y culpa al gobierno por lo que hace el crimen organizado; es un grave error’.

Cuestionado por un periodista, quien le dijo que en ocasiones los gobiernos también ven a la prensa como el enemigo, el presidente reconoció que en ocasiones las autoridades ‘tienden a culpar al mensajero y eso es un error craso también’.

Santos aseguró que tiene y mantendrá su compromiso con la libertad de prensa en su país y en la región. ‘No hay intención de coartar esa libertad y tengan la seguridad que así será en mi gobierno’, señaló.

Indicó que la prensa colombiana debería ser considerada como un ejemplo, debido a que ha sido capaz de unirse para enfrentar los embates del narcotráfico.