Temas Especiales

05 de Mar de 2021

América

‘Abusar de la confianza del pueblo es un tipo de golpe’

Su condición polifacética de abogado, politólogo, escritor, periodista y dueño de periódico, lo pone en una posición ideal para analiza...

Su condición polifacética de abogado, politólogo, escritor, periodista y dueño de periódico, lo pone en una posición ideal para analizar, desde todo ángulo posible, el comportamiento de la sociedad, del gobierno y de los medios de comunicación. El director del diario más importante del Perú, El Comercio, Francisco Miró Quesada, estuvo en diciembre en Panamá, de donde es originario su abuelo paterno. En un breve conversatorio durante una visita al Grupo Editorial El Siglo - La Estrella (GESE), y luego, en una entrevista vía telefónica a Perú, Miró Quesada respondió todas las preguntas que quisimos hacerle. El 25 de enero, este hombre de letras llegó a sus 64 años, de los cuales ha dedicado 42 al periodismo y 30 a la cátedra universitaria. Quizá por eso se explaya en sus respuestas, tal como hace todo buen maestro con sus alumnos.

¿CÓMO VE EL EJERCICIO DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN LATINOAMÉRICA?, ¿HAY AMENAZAS SERIAS?

Es un poco complicado, con problemas constantes y permanentes. ¿Por qué? Por una razón muy simple: Se han instalado en algunos países de América Latina gobiernos con un franco comportamiento autoritario por parte de sus presidentes, como es el caso de Ecuador. Me parece realmente lamentable que, por ejemplo, se tenga que regular la información que van a dar los periódicos ecuatorianos en un proceso electoral, que es precisamente donde menos debe haber regulación para que fluya la información con total amplitud y sin ninguna traba. En el caso de Venezuela, ya sabemos lo que ha pasado con los canales de televisión, y también hay problemas en Bolivia y Nicaragua. Pero eso obedece a la naturaleza de sus gobiernos, que en el fondo ya son autocracias revestidas de formalidades democráticas. Algo muy parecido a lo que hubo en Perú en la época de Fujimori, con la única diferencia que estos señores no han dado un golpe de Estado neto. Pero han dado un tipo de golpe, que se llama usurpación por abuso de confianza porque cuando el pueblo vota le da su confianza a las autoridades, pero esa confianza no puede ir más allá de la Ley.

¿Y QUÉ HAY DE LAS DENUNCIAS DE ALGUNOS GOBIERNOS EN LA REGIÓN DE QUE LOS MEDIOS SON ACTORES POLÍTICOS, POR TANTO SUS LÍNEAS EDITORIALES BUSCAN ESOS INTERESES? ¿CÓMO SE RESPONDE ANTE ESTOS SEÑALAMIENTOS?

Es un tema muy interesante. En primer lugar, habría que analizar la naturaleza de cada medio. Los medios pueden representar uno u otros intereses, pero eso está en el marco de una pluralidad. Habiendo pluralidad de medios, el lector tiene la opción de elegir entre un canal y otro canal. Los medios pueden tomar posiciones, pero actor político no puede ser porque el actor político lo que busca es acceder al poder. En cambio, los medios no buscan acceder al poder, los medios tenemos poder porque la información nos da poder, porque manejamos y controlamos poder, pero actores políticos, de ninguna manera. En segundo lugar, los medios tienen también independencia respecto al poder. Evidentemente, el periodismo tiene su espacio político, pero no es el mismo espacio político que tiene la autoridad. Eso de que, por ejemplo, los medios defienden intereses económicos es totalmente relativo porque hay casos que sí y casos que no. En el caso de El Comercio, por ejemplo, este periódico defiende fundamentalmente la libertad, la democracia y los derechos civiles, y este periódico ha sido expropiado tres veces; es decir, que por encima de los intereses económicos que pueda haber en mi familia, se ponen por encima de esos intereses, valores y principios. Eso no solamente ha pasado con nosotros, ha pasado con La Prensa de Nicaragua, incluso hasta mataron a su director.

SE HA DICHO QUE LA OBJETIVIDAD NO EXISTE EN PERIODISMO, QUIZÁS IMPARCIALIDAD, JUSTICIA, ETC. ¿CÓMO LO VE USTED?

Depende de qué se entiende por objetividad. Ese es un tema fantástico. Si usted describe un hecho, eso es objetivo. Ahora, cuando uno opina, entonces ya hay elementos subjetivos. Por ejemplo, acá en El Comercio, cuando uno hace una investigación y descubre un acto de corrupción, entonces se dice ‘Fulano de tal tuvo tal función, hizo esto, robó acá, etc.’, y lo demuestra con datos, eso es objetivo. ¿En qué consiste la objetividad? En algo muy simple: que lo descrito coincida con la realidad, con el hecho. Eso es un concepto científico, eso está en la ciencia docente, está en la ciencia física. Lo que probablemente pueda pasar es que a veces se pueda manipular la información de mala fe. Entonces, ya ese es un problema de carácter moral, de carácter ético.

¿CÓMO VE USTED QUE IMPORTANTES FIGURAS DEL PERIODISMO Y DE LOS MEDIOS SE LANCEN A LA POLÍTICA? ¿NO ES ESTO APROVECHARSE DE LOS MEDIOS PARA UNA AGENDA PERSONAL?

No necesariamente. Lo que ha pasado con el presidente Santos, en Colombia, por ejemplo. El asunto es que uno renuncie al cargo que está teniendo en los medios. Yo tengo más de 40 años trabajando en este periódico y he sido regidor de Lima Metropolitana o concejal; es decir, he tenido una función política, fui elegido, milité en un partido político. Pero, por ejemplo, cuando fui nombrado embajador de Perú en Francia, por el presidente Toledo, pedí licencia acá en el periódico. En ningún momento se utilizó el medio para mí. Nosotros, y debe ser el caso de otros medios, tenemos como norma que cuando un directivo asume una función pública, renuncia o pide licencia.

DESPUÉS, A LA HORA DE REGRESAR AL MEDIO, ¿CÓMO QUEDA LA CREDIBILIDAD DEL PERIODISTA?

No creo que se pierda necesariamente. Mi padre fue ministro de Educación y tuvo una gran credibilidad y la tiene hasta ahora, escribiendo sus artículos a los 93 años. Ya depende del caso, porque la credibilidad depende de la trayectoria de uno y de su comportamiento moral cuando uno tiene una función pública. Yo he sido embajador en Francia y he tenido un cargo público, y no he perdido credibilidad en mi contexto social. Donde más me puedo medir, es que yo soy catedrático y es allí donde soy más juzgado por los estudiantes y por la juventud. Entonces, uno se da cuenta en qué medida pierde o no credibilidad. Ahora, puede haber casos en los cuales sí se pierde credibilidad. Depende mucho de la trayectoria de la persona.

EVALUANDO UN POCO ESTA TRAYECTORIA, QUE SABEMOS QUE TIENE, ¿EN ALGÚN MOMENTO HA CONSIDERADO TENER ASPIRACIONES POLÍTICAS?

No, en lo absoluto. Además de mi trayectoria periodística, siempre he tenido una trayectoria académica, siempre me he dedicado a la producción de obras, a la investigación, como profesor de Ciencias Políticas. En ningún momento he pensado asumir un cargo público, en sentido de ser candidato. He tenido propuestas, pero no las he aceptado, y la gente no me creía.

¿USTED CREE QUE EXISTEN OTROS RIESGOS PARA LOS MEDIOS IMPRESOS EN LATINOAMÉRICA?

El caso argentino, y es muy claro, se me había olvidado mencionarlo. El caso de La Nación y de Clarín sí son casos claros porque hay, además, agresión.

¿LA PRESENCIA Y ACEPTACIÓN DE MEDIOS EN EL INTERNET REPRESENTAN ALGÚN RIESGO PARA LOS MEDIOS IMPRESOS?

No me cabe la menor duda, yo creo que a futuro sí. Salvo que los medios de comunicación impresos se conviertan en medios analíticos. Considero que el internet es una revolución tan profunda como la creación de la imprenta por Gutenberg, que transformó la producción literaria de aquella época. Antes, la lectura era para unos cuantos, con la imprenta se universalizó y democratizó poco a poco. Ahora hay hasta manuales que le dicen a los ciudadanos que como tiene acceso a internet pueden ser sus propios periodistas. Nosotros somos una generación intermedia entre el libro y el internet. Pero te pongo el caso de mi nieta, por ejemplo, que está totalmente conectada y todo lo que lee lo hace por internet. Los periódicos ya salen por internet.

¿SE ESTÁN FORMANDO BUENOS PROFESIONALES?

La parte de redacción y el manejo periodístico está bien. Pero a los periodistas deben darles más cursos de cultura general, de matemática, de política, etc. Lo he observado, porque soy profesor de una universidad y he tenido alumnos de periodismo que venían a mi curso de Ciencias Políticas, que es en la Facultad de Derecho. Le preguntaba, ¿por qué vienen acá? y me decían que era porque no les enseñan política en su carrera. Creo que un periodista debe tener una sólida formación cultural.