Temas Especiales

23 de Sep de 2020

América

Réplica de Londres a USMA

PANAMÁ.. En una nota publicada el 28 de junio de 2012, La Estrella hace alusión a un panel realizado en la Universidad Santa Maria La An...

PANAMÁ.. En una nota publicada el 28 de junio de 2012, La Estrella hace alusión a un panel realizado en la Universidad Santa Maria La Antigua, sobre las Islas Falklands donde lamentablemente la Embajada Británica no fue invitada a participar, de forma tal que la posición del Reino Unido y de los Falklanders hubiese sido también escuchada.

Resulta importante que se conozca la verdad sobre la historia de las Islas Falklands. La posesión Británica sobre dicho territorio empezó en 1675 lo que propició el establecimiento de los primeros asentamientos durante la siguiente mitad de siglo, mucho antes que el Estado de Argentina existiera. Jamás se desplazaron comunidades aborígenes y la única presencia Argentina en el área consistió en una breve ocupación militar del sitio en 1832, la cual fue removida por fuerzas Británicas el año siguiente. Ningún civil fue expulsado y la población de 30 individuos decidió permanecer bajo tutela Británica.

En 1850 Gran Bretaña y Argentina firmaron un acuerdo resolviendo sus diferencias. Los descendientes de los pobladores originales y aquellos que se les unieron después siguen siendo británicos por voluntad propia, en ejercicio del derecho de libre determinación contenido en la Carta de las Naciones Unidas. El Reino Unido no puede y no entrara a realizar negociaciones en torno a ‘soberanía’, a menos que y únicamente cuando así lo deseen los Isleños.

Existen tres partes en este debate y no sólo dos como lo asevera el lado Argentino. Los Falklanders no pueden ser borrados de la historia. Es por dicha razón que el referéndum a realizarse el próximo año resulta tan importante. La voz de los falklanders ha sido ignorada por mucho tiempo y sinceramente espero que Argentina y la comunidad internacional se unan al Reino Unido y escuchen con detenimiento lo que los Falklanders tienen que decirnos. Por tal razón quisiera citar las declaraciones del Presidente de la Asamblea Legislativa de las Islas Falklands ‘Realizaremos el referéndum no porque tengamos dudas acerca de quiénes somos y qué futuro esperamos, sino para mostrarle al mundo lo muy seguro que estamos al respecto’.

El Reino Unido ha apoyado el proceso de descolonización durante los últimos cincuenta años y ha ayudado a cuarenta y cinco de sus antiguos territorios ha descolonizarse dentro de dicho periodo. El Reino Unido ha trabajado fuertemente para desarrollar una relación harmónica con los pueblos de aquellos territorios que están aun bajo su jurisdicción, de forma tal que los mismos ejerzan tanta autonomía democrática y autodeterminación como sea posible.

Es una asociación por escogencia y no impuesta aquella que mantiene cada territorio con el Reino Unido. Las islas Falklands tienen su propio gobierno y escogen sus propios líderes de forma democrática. Tienen su propia Constitución que establece su relación con el Reino Unido dentro de los parámetros de la Ley. La misma regula todos sus asuntos internos incluyendo su derecho a desarrollar su propia economía y sus recursos naturales.

El Gobierno de las Falklands ha decidido realizar un referéndum que será imparcial y abierto al escrutinio público. Los resultados no podrán ser ignorados por la comunidad internacional.

La nota periodística se refiere al descubrimiento de reservas petrolíferas en 2010. La explotación de hidrocarburos representa una actividad comercial legítima y el Gobierno Británico apoya el derecho de los isleños a desarrollar este sector. Este derecho es parte integral de derecho de libre determinación de los pueblos, que se encuentra expresamente establecido en la Carta de la ONU y la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos. Mientras que el Reino Unido reconoce el derecho de los Isleños de manejar su autónomo desarrollo económico y comercial, Argentina busca aislar a los falklanders de sus vínculos comerciales, navieros y económicos y se ha retirado de casi cualquier tipo de cooperación en el Atlántico sur. Argentina rehúsa escuchar la voluntad de los Isleños e intenta imponer su voluntad sobre los habitantes de las islas por medio de coerción.

El reino Unido quisiera mantener una relación fructífera y amistosa con Argentina, como vecinos en el Atlántico sur y como miembro responsable del G20, pero no negociaremos distanciándonos de los derechos humanos y políticos de los Isleños, en contra de voluntad o a sus espaldas.