Temas Especiales

05 de Jun de 2020

América

Otra masacre que golpea a EEUU

EEUU. La sala de cine en las afueras de Denver estaba repleta cuando a las 0.35 a.m. de ayer James Holmes, de 24 años, entró y lanzó una...

EEUU. La sala de cine en las afueras de Denver estaba repleta cuando a las 0.35 a.m. de ayer James Holmes, de 24 años, entró y lanzó una bomba de gas. La intención de causar confusión se cumplió: nadie entendía nada y algunos hasta pensaron que era parte del espectáculo montado por el estreno de la última película de la saga de Batman. Enseguida todo se transformó en horror: Holmes abrió fuego primero al techo, y luego contra los espectadores, mató al menos 12 personas e hirió a unas 38.

No es la primera vez que un evento así deja en vilo al país del norte. En 1999 fueron los dos alumnos de Columbine, una masacre que inspiró el documental del director Michael Moore. El 5 de marzo de 2001 fue en Santee, cerca de San Diego: alguien de 15 años disparó contra sus compañeros de colegio. Luego, en 2005, la tragedia tocó a Minnesota. La de Virginia Tech superó a todas: 32 muertos el 16 de abril de 2007, cuando un estudiante de la Universidad Politécnica abrió fuego en 2007.

Esta vez, en una localidad cercana a Denver, el que disparó el horror fue un hombre joven de poco más de 20 años con un rifle, una escopeta, una pistola y chaleco antibala. Cuando lo detuvieron -fue muy rápido y simple ya que no puso resistencia-, dijo a los agentes que tenía artefactos explosivos en su apartamento, por lo que desalojaron el edificio en el que residía. Allí encontraron explosivos ‘muy sofisticados’.

El hallazgo generó la duda y empezaron a regar rumores de un vínculo con el terrorismo, cuestión que fue desmentida por el FBI: ‘No hay indicaciones, tan pronto en la investigación, de que haya ninguna relación con el terrorismo’, dijo el organismo en un comunicado.

Barack Obama fue informado al instante. Al enterarse, suspendió un acto de campaña en Florida y volvió inmediatamente a Washington. Desde allí se mostró ‘profundamente conmocionado’ por el ejercicio de una violencia ‘malvada y sinsentido’, y aclaró antes de que sus opositores intenten sacar un rédito electoral de la tragedia: ‘Hoy no es día para la política, sino para el rezo y la reflexión’.

‘Mi administración hará lo que sea necesario para brindar apoyo a la población en este momento extraordinariamente difícil’, y destacó que llevará ‘a los responsables ante la justicia, dar seguridad a los ciudadanos y cuidar a los heridos’.

En Denver, los familiares, amigos y testigos no tenían consuelo. ‘Era surrealista, como una película’, dijo Hayden Miller, a la cadena local KUSA. Y añadió: ‘estoy en estado de shock, es una locura que haya podido suceder esto en un sitio al que la gente va a divertirse’.