30 de Sep de 2022

América

Conteo del desastre, de imagen y del desempleo

EEUU. Aunque la tormenta ya pasó, los daños económicos causados por ‘Sandy’ en Estados Unidos (EEUU) están por encima de las estimacione...

EEUU. Aunque la tormenta ya pasó, los daños económicos causados por ‘Sandy’ en Estados Unidos (EEUU) están por encima de las estimaciones iniciales: entre los 30 mil y 50 mil millones de dólares. Pero al presidente Barack Obama parece no preocuparle el desarreglo económico en el presupuesto: la gestión que sumió en la crisis surtió un efecto positivo en su imagen, según un sondeo realizado por el Washington Post.

Mientras la policía continuaba el conteo de las secuelas por el paso del huracán, el periódico consultaba a los norteamericanos sobre la labor del Presidente en relación a él. Casi ocho sobre diez juzgaron el trabajo como ‘excelente’ o ‘bueno’. Y dos tercios de los que apoyan al candidato republicano Mitt Romney consideraron que Obama hizo bien sus deberes.

A poco de la elección, ‘Sandy’ sin duda puso un condimento inesperado. Todavía hoy, a tres días de la elección. Entre la desesperación de la gente y los muertos que la policía continúa encontrando entre las casas tapadas de agua, el debate político.

CONTEO TORMENTOSO

Muertos, barrios enteros destrozados y saqueos. El número de muertes ascendió a 88. Los robos en tiendas y supermercados en las zonas que fueron evacuadas van en aumento.

Tras la tormenta, Nueva York estuvo totalmente paralizada. Ascensores que no funcionan, tiendas, restaurantes y lavanderías cerradas: la vida diaria se está volviendo una agonía para cientos de neoyorquinos.

Pero la principal preocupación es el retorno de la luz eléctrica. Según fuentes oficiales, la energía no se reactivará hasta el 11 de noviembre. El problema afecta a 654 mil hogares, de los cuales más de 220 mil están en el sur de Manhattan. En la mayoría de los casos viene acompañada de falta de agua y calefacción, en un momento en el que la temperatura desciende.

La situación es tan crítica que muchas asociaciones e iglesias reparten alimentos y ropas en pequeños puestos y el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunció que la ciudad iba a comenzar a distribuir un millón de raciones de comida y agua en las zonas más pobres.

Bloomberg dijo que comprendía que es muy frustrante la situación y les pidió paciencia, mientras la ayuda llega y se hace el trabajo necesario.

Otro problema ha sido encontrar gasolina, especialmente en Nueva Jersey. En la ciudad de Hoboken, frente a Manhattan, el espectáculo era desolador. La Guardia Nacional evacuó el miércoles por la tarde a cientos de personas atrapadas en sus casas por las aguas.

Otro desastre fue comunicado el jueves por la petrolera anglo-holandesa Shell. La empresa confirmó el jueves que el huracán provocó un derrame de diesel en las costas frente a Nueva York, sin especificar el volumen de la fuga, e indicó que se habían iniciado las tareas de limpieza.

VUELTA AL RUEDO

En un panorama desalentador, los demócratas sumaron puntos. Barack Obama interrumpió su campaña para dedicar su atención a los afectados por la tormenta e intentó demostrar que el Estado ‘es necesario para defender a los más vulnerables’, como reza su slogan de campaña. Así lo interpretaron los ciudadanos.

Ahora, tras la pausa, tanto Obama como su rival republicano, Mitt Romney, reiniciaron a toda máquina en tiempo de descuento.

Aunque intercambian dardos, ambos candidatos han intentado mostrar en las últimas horas una imagen más moderada y conciliadora. ‘Cuando un desastre nos golpea, sale lo mejor de Estados Unidos’, dijo Obama en Wisconsin, con un discurso optimista y que recordó a su mensaje de superación de las diferencias que lo llevó a la victoria en 2008.

No obstante, sus esfuerzos estan más que nada dirigidos a obtener el voto de los estados claves, como Ohio, un punto industrial afectado por la crisis y el desempleo, decisivo y que ha oscilado entre demócratas y republicanos en la última década. Por eso los equipos de campaña de Obama y Romney realizarán cinco mitines en este estado industrial del norte del país, que se espera tenga un papel importante en la carrera hacia la Casa Blanca.

Romney aprovechó el anuncio de que la tasa de desempleo en el país subió a 7,9% en octubre, pese a un aumento en la creación de empleos. En un intento por usar a su favor cualquier guarismo, calificó la disminusión de ‘triste recordatorio’ de que la economía estadounidense está paralizada. ‘La pregunta central de esta elección es: ¿Quieren más de lo mismo, o quieren un cambio real? Nosotros representamos el cambio real’, dijo Romney en un mitin en el Estado de Wisconsin. La campaña de Romney tambiéns se prepara para visitar estados como Ohio, Pennsylvania, Michigan y Minnesota.

Obama por su parte, en un mitin en Ohio, ha destacado todos los aspectos favorables de su gestión: 29 meses consecutivos de creación de empleos, 5,5 millones de puestos de trabajo creados desde que llegó a la presidencia en medio de una gigantesca recesión.

Obama también tiene previsto visitar 14 localidades de ocho estados. La noche del lunes culminará su campaña en Des Moines, Iowa (centro), donde obtuvo una primera victoria crucial en 2008 en las primarias demócratas frente a Hillary Clinton, que lo encaminó hacia la presidencia.

Hasta el momento el presidente se muestra con una ligera ventaja de entre 2 y 5 puntos en Ohio. Pero a nivel nacional, la carrera marcha en un virtual empate, según mostró la página web RealClearPolitics.