25 de Sep de 2022

América

Estados Unidos a las urnas

EEUU. Tras una agotadora batalla de 18 meses, llegó el día de las elecciones.. Finalizó la campaña electoral en Estados Unidos para el p...

EEUU. Tras una agotadora batalla de 18 meses, llegó el día de las elecciones.

Finalizó la campaña electoral en Estados Unidos para el presidente Barack Obama y su rival republicano, Mitt Romney, dos hombres en carrera para atribuirse el cargo político más importante del mundo.

Los candidatos realizaron centenares de mítines y reuniones de recaudación de fondos, gastaron miles de millones de dólares en avisos publicitarios e hicieron sus mayores esfuerzos para conquistar los votos de los indecisos.

Pero llegan al día de la elección hoy martes con un empate técnico según las encuestas, por lo que tanto demócratas como republicanos han puesto sus empeños finales en una decena de estados clave que pueden inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Por eso Obama y Romney han recorrido sin descanso desde hace varios días estos estados.

El último día de campaña ambos intentaban convencer al escaso número de votantes indecisos de que sus políticas, sus plataformas y sus enfoques para dirigir a Estados Unidos a partir de 2013 son los mejores.

Romney, exgobernador de Massachusetts (noreste), comenzó temprano ayer lunes con un acto de campaña en Orlando, Florida (sureste), apenas diez horas después de su último mitin del domingo en Virginia (este).

‘Necesitamos cada voto en Florida. (...) Les pedimos que nos acompañen hasta la victoria la noche del martes’, dijo Romney ante sus seguidores, quienes coreaban ‘Un día más, un día más’, una respuesta al ‘cuatro años más’ que cantaban los simpatizantes de Obama.

Ambos candidatos hicieron campaña hasta última hora del domingo, implorando a sus seguidores que salieran a buscar el voto en el puñado de estados clave, territorios donde, según un sondeo este lunes de USA Today, están empatados con 48% de la intención de voto.

‘Te necesito, Ohio’, dijo la noche del domingo Obama a una multitud de unos 20 mil simpatizantes en Cincinnati, ciudad del estado que ambos candidatos pelean encarnizadamente.

‘Y si están dispuestos a trabajar conmigo, y golpear algunas puertas conmigo, si están dispuestos a votar anticipadamente por mí, hagan algunos llamados telefónicos por mí, entren en acción, ganaremos Ohio’.

HISPANOS

Si los votantes hispanos acuden en masa a las urnas, Obama podría asegurarse la victoria en cuatro de los estados clave: Nevada, Colorado, Florida y Virginia, según un sondeo difundido el lunes por el grupo de medios hispanos ImpreMedia y la firma LatinoDecisions.

Esos cuatro estados combinados representan 57 electores de los 270 necesarios para obtener la victoria, en unas presidenciales que se dirimen de forma indirecta, a través de un Colegio Electoral de 538 votos.

Las largas filas de espera el fin de semana en Florida para votar anticipadamente y los pedidos infructuosos de los demócratas para extender los horarios presagian un escrutinio agitado, mientras cada partido se prepara para una eventual batalla judicial en caso de resultados controvertidos.

Pese al agotamiento que muestran, los candidatos siguieron ayer, lunes, su ritmo frenético.

Obama comenzó en Wisconsin, continuó en Ohio y luego en Iowa, el estado en el que inició su campaña en 2008, y terminará en su ciudad, Chicago.

Tras Florida, Romney se dirigió a Virginia y a Ohio para volver por última vez a donde comenzó su campaña hace 18 meses: New Hampshire.

Con optimismo, asesores señalaron que el voto anticipado en Ohio y Florida ponía en evidencia que Obama estaba cerca de convertirse en el segundo presidente demócrata en ser reelegido desde la Segunda Guerra Mundial.

EFECTOS DE ‘SANDY’

La elección de hoy plantea otro dolor de cabeza para los funcionarios locales en Nueva York y Nueva Jersey, las regiones más afectadas por la tormenta.

Rescatistas siguen recuperando cuerpos, 1,9 millones de hogares y negocios siguen sin suministro eléctrico y decenas de miles de personas están sin calefacción en momentos en que las temperaturas caen cerca del nivel de congelamiento.

‘Sandy’, una de las peores tormentas que ha golpeado a Estados Unidos, azotó la región con vientos de 129 kilómetros por hora, mientras que las comunidades costeras resultaron inundadas.

Al menos 113 personas en Estados Unidos y Canadá perdieron la vida por ‘Sandy’.

Autoridades electorales ahora enfrentan desafíos sin precedentes.

En la ciudad de Nueva York, a 143 mil votantes se les ha asignado nuevos centros de votación.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, calificó al consejo electoral de la ciudad el pasado domingo como ‘disfuncional’ y advirtió que la entidad necesita dar a conocer claramente los cambios a los funcionarios electorales.

En Nueva Jersey, donde el 25% de los hogares y negocios están sin energía, funcionarios están permitiendo a los votantes desplazados emitir su voto por correo electrónico.

Expertos legales sostienen que los recientes cambios, aunque bien intencionados, podrían dar al candidato perdedor una base para desafiar los resultados de los comicios.

El caos tras el paso de ‘Sandy’ también podría exponer las falencias en el misterioso sistema electoral que Estados Unidos utiliza para elegir a sus presidentes.

ESTADOS

Los críticos del sistema de votos electorales enfatizan el hecho de que aún perdiendo las elecciones populares, un candidato logre obtener 270 votos y, por tanto, se convierta en presidente por el Colegio Electoral.

El candidato que recibe la mayoría de votos populares en un estado, por muy escaso que sea el margen, gana todos los votos electorales de esa entidad.

Por esto es que el voto popular pierde fuerza decisiva en el proceso electoral de EEUU.

En al menos 17 elecciones, ha pasado que el ganador no obtuvo la mayoría de los sufragios en términos del voto popular, pero ganó por la sumatoria de los votos electorales.

El caso más reciente fue la contienda de 2000 entre el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore, donde finalmente el conservador recibió los 29 votos electorales de Florida que le permitieron sumar más de 270 votos y resultar presidente.