Temas Especiales

18 de Apr de 2021

América

En sus últimas horas, el comandante ‘sufrió mucho’

VENEZUELA. Un breve pantallazo de cómo fueron los últimos días del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue revelado por el jefe de la ...

VENEZUELA. Un breve pantallazo de cómo fueron los últimos días del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue revelado por el jefe de la guardia presidencial, el general José Ornella, quien con crudeza describió los últimos días del mandatario.

Ornella dijo que Chávez se aferró a la vida hasta el último minuto, pero no pudo superar el ‘infarto fulminante’ que puso fin a su ardua batalla de dos años contra el cáncer.

Ornella, quien estuvo con Chávez los dos últimos años de la vida del mandatario, dijo a la agencia AP que Chávez hasta el último momento estuvo aferrado a la vida: ‘No podía hablar, pero lo dijo con los labios... ‘yo no quiero morir, por favor no me dejen morir’, porque él quería a su país, se inmoló por su país’, agregó.

El alto oficial expresó que a pesar del esfuerzo de sus médicos, que aseguró que eran los ‘‘mejores’’ de todas las parte del mundo, el cáncer que ‘‘estaba bastante avanzado’’ venció al mandatario. ‘‘Sufrió bastante. Nosotros que estábamos al lado lo vimos... sufrió mucho esa enfermedad. Y bueno, la historia la escribiremos.... y algún día un médico la escribirá’’, agregó.

Dijo que desde el pasado 8 de diciembre, cuando Hugo Chávez habló al país por última vez para informar sobre la reincidencia del cáncer y que debía someterse a una nueva intervención quirúrgica, ‘él sabía que después de esa operación había muy poca esperanza que saliera con vida y mucho menos ejercer como presidente’.

Los médicos del presidente nunca hablaron sobre su paciente, ni se ha sabido hasta ahora qué tipo de cáncer padeció ni que órganos afectó exactamente, más allá de la ‘zona pélvica’.

El mandatario falleció la tarde del 5 de marzo en un hospital militar del oeste de la capital donde estuvo internado por casi dos semanas luego de retornar de Cuba.

El líder venezolano había permanecido en La Habana por 70 días tras ser operado el 11 de diciembre y por cuarta vez desde que declaró en junio del 2011 que padecía la enfermedad.