Temas Especiales

15 de Apr de 2021

América

¿Principio de determinación?

PANAMÁ. Los habitantes de las Islas Malvinas, llamadas Falkland por Gran Bretaña, votaron abrumadoramente en un referéndum con el cual i...

PANAMÁ. Los habitantes de las Islas Malvinas, llamadas Falkland por Gran Bretaña, votaron abrumadoramente en un referéndum con el cual indicaron que querían seguir siendo territorio de ultramar de Gran Bretaña. La sustentación de toda esta campaña se sostiene sobre algo llamado el ‘principio de libre determinación’. ¿Se aplica realmente? Para Gran Bretaña sí. Pero La Estrella entrevistó a la embajadora argentina en Panamá, Ana C. Berta de Alberto, y al Ministro Samuel Ortíz Basualdo, para conocer la versión del gobierno argentino.

EL REFERÉNDUM

‘Lo que están reafirmando con este referéndum es que quieren seguir siendo ingleses, pero siempre fueron ingleses, ¿cuál es la novedad?’ se pregunta Ana Berta.

Según indicó Ana, el principio de autodeterminación se sustenta en que para que se aplique el mismo ese pueblo debe ser nativo de la zona. El problema es que los habitantes de las Malvinas, no lo son, ‘son ingleses’.

‘Por supuesto hay distintas generaciones, como siete u ocho, pero siguen siendo subditos británicos’, dice Ana Berta.

Para consolidar este punto Ana Berta mostró a La Estrella un documento en el cual se explica este asunto con más detalle.

Según explicación que dio, esto no es un capricho del gobierno argentino como algunos medios han querido hacer ver. Más bien se trata de resoluciones hechas por las Naciones Unidas, en los que los actuales habitantes de las Islas Malvinas no son reconocidos como un pueblo nativo, es población británica transplantada. Es muy diferente a los casos clásicos de colonialismo en que un pueblo preexistente ha sido víctima de la colonización.

Para Argentina lo que ocurrió en las Malvinas fue una usurpación. Antes de 1833, época en que llegaron los ingleses a las islas, ya vivía allí una población argentina con sus autoridades. ‘Fueron sacados a punta de cañon’, dice Ana.

Finalmente Samuel Ortíz también dijo a La Estrella un dato que se pasa por alto. Y es que de los tres mil habitantes, unos 1.500 son soldados. El resto, no es completamente autóctono. O sea, de los 1.500 restantes, muchos no nacieron en las islas. Pero no hay un número ‘exacto’, dice Ortíz.

¿INTERESES PETROLEROS?

Ana indica que existe un interés geopolítico y de explotación de los recursos por parte de Gran Bretaña, ‘pero según lo que confirman las autoridades británicas, esos recursos son titularidad de los isleños y por eso su alto per capita’.

Sin embargo, en el caso de Argentina se trata de algo más. Ana ciertamente reconoce que a Buenos Aires le interesarían esos recursos si se finalmente se logra un acuerdo, pero se trata también de ‘una cuestión de soberanía’, como dice Samuel Ortíz.

Pero el reclamo de Argentina no es solitario, muchos países les apoyan, inclusive organizaciones como la ONU. El dato, dice Ana, es que ‘Gran Bretaña es miembro permanente del consejo de seguridad’. Esto les daría el poder de pasar por encima de las resoluciones, de ignorarlas.

Pero aún ante esta adversidad, tanto Ana como Ortíz se les ve confiados en que tarde o temprano las islas volverán a ser Argentinas.