Temas Especiales

20 de Jan de 2021

América

Nuevo sismo de 6,6 sacude a un país en pánico

Aún no se han reportado daños y víctimas. El presidente, Daniel Ortega, decretó la alerta roja en todo el país

Nuevo sismo de 6,6 sacude a un país en pánico
La gente lloraba de la impotencia, tras ser evacuados de la catedral en Managua.

Los sismos no dan un respiro a Nicaragua. Un nuevo terremoto de 6,6 grados en la escala de Richter sacudió la tarde del viernes la costa del Pacífico de Nicaragua, según un reporte del sistema geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), sin que hasta el momento se reportasen víctimas o daños.

El sismo se registró a las 14:29 pm y el epicentro fue localizado cerca de la ciudad de Nandaime, a unos 61 kilómetros al sureste de la capital nicaragüense, con una profundidad de 150 kilómetros. El temblor fue percibido en los departamentos de León, Rivas, Chinandega, Managua, Masaya y Granada.

El comandante Sergio Ramos, jefe de bomberos de Carazo (sur de Managua), informó que hay bastantes fisuras en edificios. ’Estamos evaluando si es necesario evacuar a parte de la población”, añadió.

ALERTA ROJA

El terremoto de ayer ocurrió tras 100 replicas y el sismo del jueves de 6,1 en la escala Richter, que cobró la vida de una persona y causó más de 200 heridos. Esto llevó al presidente nicaragüense, Daniel Ortega, a decretar la alerta roja en todo el país.

‘Estábamos en alerta amarilla, pero pasamos a la roja porque es lo que nos han recomendado. Hay que poner al máximo de tensión a las instituciones del Estado para hacer frente a la situación’, declaró Ortega.

La alerta roja implica que las instituciones encargadas de enfrentar la emergencia deben evacuar a la población en riesgo y activar todos los Comités de Operación de Emergencia, además de mantener constante comunicación entre las diversas entidades sobre eventos específicos que tengan que ver con riesgos inminentes para la ciudadanía.

La alcaldía de Managua anunció la evacuación, en la noche del jueves, de 155 personas de los barrios del noroeste de la ciudad debido a que habitan en puntos de alto riesgo de derrumbe. Las clases fueron suspendidas ayer en Managua y León.

Ortega añadió que han empezado a asistir a las familias afectadas y llamó a la población a conservar la calma. En Nagarote, localidad ubicada frente a las costas del Lago Xolotlán donde tuvo epicentro del terremoto, se reportaron más de 700 viviendas afectadas y 97 en la vecina provincia de La Paz Centro. También hubo daños en viviendas de Momotombo, Mateare y Managua, informó en la misma rueda de prensa la portavoz del gobierno y primera dama, Rosario Murillo.

El sismo provocó que algunos habitantes salieran a las calles aterrados y que llamaran a estaciones de radio para decir que habían perdido los servicios de electricidad y agua potable. En la carretera sur de la capital se reportaron pequeños aludes y caídas de árboles.

Durante la madrugada del viernes, centenares de familias permanecieron afuera de sus casas con mantas y colchones ante el temor provocado.

Los constantes temblores en estos dos días recordaron el terremoto de 1972, de magnitud 6,2, que destruyó la capital y cobró la vida de más de 10.000 personas en la capital nicargüense.