Temas Especiales

28 de May de 2020

América

Encuestas dispares de cara a la segunda vuelta

Las últimas encuestas difieren, dejando claro, una vez más, que ‘todo puede pasar’, como sucedió en Costa Rica o Panamá

Las últimas encuestas difieren, dejando claro, una vez más, que ‘todo puede pasar’, como sucedió en Costa Rica o Panamá, recientemente.

Ayer, viernes, el actual presidente, Juan Manuel Santos, y el uribista Óscar Iván Zuluaga ganaban la presidencia en dos nuevas encuestas.

La de Cifras y Conceptos otorgó al candidato a la reelección un 43.4% de intención de voto, mientras que Zuluaga obtuvo un 38.5%. Sin embargo, en la de Ipsos-Napoleón Franco, Zuluaga ganaría con un 49% de intención de voto frente a Santos con un 41%.

El jueves, otras dos encuestas se contradijeron en los resultados. En la encuesta de Gallup, el uribista tendría un 48.5% de intención de voto frente al presidente-candidato que contaría con 47.7%. En cuanto a la encuesta de Datexco, Zuluaga perdería las elecciones con un 37.7% y Santos seguiría sentado en el Palacio de Nariño con un 41.9%.

No obstante, estos dos últimas sondeos reflejan prácticamente un empate técnico entre los dos aspirantes, como había divulgado la Gran Encuesta de Medios una semana después de la primera vuelta presidencial.

Por su parte, el senador electo José Obdulio Gaviria, quien fue asesor del expresidente Álvaro Uribe, señaló que ‘las encuestas se contradicen porque en elecciones con candidato-presidente a la reelección siempre hay una constante: la gente se reserva su voto o incluso le miente al encuestador. Eso ha ocurrido en Panamá, República Dominicana y Nicaragua y está ocurriendo en Colombia’.

El presidente del Congreso, Juan Fernando Cristo, militante del Partido Nacional de Santos, dijo que ‘todas las encuestas son respetables y seguramente fueron hechas en momentos distintos, es decir, algunas no tomaron en cuenta el apoyo en las últimas horas al presidente de la Alianza Verde y del expresidente Belisario Betancur (1982-1986)’.

Cristo añadió que las ‘encuestas son un buen termómetro para las campañas’, pero en realidad obligan a trabajar constantemente para ganarse la confianza y el voto de los electores.

Ahora, la última palabra la tienen los 15 millones de colombianos, según cálculos de expertos, que acudan a las urnas el próximo 15 de junio.