Temas Especiales

24 de May de 2020

América

Ban Ki-moon alarmado por la multiplicación de crisis, como la de Irak

Ban se mostró especialmente preocupado por la situación en Irak, donde fuerzas yihadistas ganan territorio

Ban Ki-moon alarmado por la multiplicación de crisis, como la de Irak
Ban Ki-moon, secretario general de la ONU.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se mostró hoy alarmado por la multiplicación de crisis cada vez más violentas en el mundo, como la que sacude Irak por el avance de fuerzas yihadistas.

En rueda de prensa, Ban opinó que las crisis recientes tienen como elemento común el haber surgido o haberse reforzado por la incapacidad de los gobernantes y líderes políticos de escuchar las demandas y aspiraciones de sus pueblos.

"Desde la Primavera Árabe pedí a los líderes que escucharan atenta y cuidadosamente las voces de la gente, pero cuando (los gobernantes) son elegidos toman por sentada su legitimidad", lamentó.

Esto, consideró, es una gran error si no se escucha a toda la población, más allá de la etnia o religión a la que pertenezcan.

A juicio del secretario general, la inestabilidad política es el terreno más fecundo para que la prédica extremista y el terrorismo se infiltren en las sociedades.

Ban se mostró especialmente preocupado por la situación en Irak, donde fuerzas yihadistas ganan territorio, y consideró que hay "un riesgo real" de "una mayor violencia sectaria a escala masiva dentro del país y más allá de sus fronteras".

Urgió a los líderes iraquíes -políticos, religiosos y comunitarios- a unirse para prevenir actos de represalia tras las denuncias de ejecuciones sumarias de cientos de personas, como soldados capturados, reclutas e imanes, por parte del grupo extremista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) en los últimos cinco días.

Ban dijo que ha estado recientemente en contacto por teléfono con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, y que le instó a promover un diálogo que incluya a todos para salir de esta crisis particularmente grave.

Los esfuerzos del secretario general de la ONU también lo llevaron a comunicarse con líderes de otros países de la región, particularmente de Irán y Turquía, para que respalden a las autoridades iraquíes en estos momentos difíciles, según explicó.

"Con un fuerte apoyo de los países de la región y de la comunidad internacional, en un sentido amplio, seremos capaces de ayudar al Gobierno iraquí a restaurar la paz y estabilidad en el país", confió.

Sobre la situación en Siria, reconoció que si la guerra civil se encuentra en su cuarto año es tanto por las divisiones internas, como por las regionales y las que ha mostrado la comunidad internacional sobre la manera de detener el conflicto.

"Las partes (beligerantes) piensan que van a ganar militarmente, pero ésta es una percepción errónea", aseguró.

Opinó que se necesitan nuevos "parámetros políticos" para reanudar el proceso de paz que se había lanzado en Ginebra y confió en que la próxima designación de un mediador internacional para Siria contribuirá a ello.

Sostuvo que está "acelerando" la búsqueda de una personalidad que sustituya al exdiplomático argelino Lajdar Brahimi, quien renunció al cargo tras constatar el fracaso completo del proceso de paz en la ronda de negociaciones de febrero pasado.

Ban también condenó la espiral de violencia en Ucrania y denunció que la "retórica que busca la polarización sólo aumenta las tensiones".

En el este de Ucrania se enfrentan fuerzas gubernamentales y milicias prorrusas.

El máximo dirigente de la ONU llamó la atención sobre otras dos crisis y expresó su temor de que se "salgan del radar" del interés internacional: las que se padecen en la República Centroafricana y Sudán del Sur.

Mencionó el millón de centroafricanos que han sido forzadas a abandonar sus hogares y los "reportes de terrible violencia contra las mujeres, niños y niñas, mientras se atacan lugares deportivos y de culto" en el país.

De Sudán del Sur, recordó que 3,5 millones de personas -un tercio de la población- sufre de "niveles alarmantes de inseguridad alimentaria", en tanto que la ONU realiza los mayores esfuerzos para aumentar su ayuda y que ésta llegue a 1,5 millones de necesitados.