Temas Especiales

29 de May de 2020

América

"No envíen a sus hijos a la frontera", pidió Obama a centroamericanos

El mandatario advirtió este viernes que de hacerlo los menores serán deportados a su país

Barack Obama.

El presidente estadounidense, Barack Obama, llamó a las familias en Centroamérica a no enviar a menores de edad a cruzar ilegalmente la frontera de su país, advirtiendo que serán deportados y que corren peligro.

"Nuestro mensaje directo para las familias en Centroamérica es: 'No envíen a sus niños a la frontera'", dijo Obama en una entrevista al canal ABC, difundida en parte este viernes."Si logran cruzar, serán deportados.

Y más importante, puede ser que no sobrevivan" al trayecto, señaló el mandatario.Una oleada de 52.000 menores de edad entró ilegalmente a Estados Unidos sin la compañía de adultos entre octubre de 2013 y mediados de junio de 2014, más del doble de la cantidad registrada entre octubre de 2012 y el final de 2013.

Los menores provienen principalmente de Honduras, El Salvador y Guatemala y escapan de la violencia y la pobreza, según el gobierno estadounidense.

En el camino, son llevados por grupos de traficantes o viajan encima de trenes a lo largo de todo el territorio de México hasta la frontera con Estados Unidos."No envíen a sus hijos solos, en trenes o a través de una banda de traficantes", insistió Obama."Ni siquiera sabemos cuántos de estos niños no sobreviven, y pudieran haber caído en el tráfico sexual o morir al caer de los trenes", apuntó.

El elevado número de niños ha colapsado los centros de detención del gobierno, que declaró una situación humanitaria urgente, e intenta agilizar el proceso para devolverlos a sus países.

El secretario de Seguridad Interna, Jeh Johnson, a cargo de un equipo intergubernamental para atender la crisis, ha reiterado que los menores no lograrán un permiso para permanecer en Estados Unidos.A la espera de ser deportados, los menores reciben atención médica y alimentación.

Debido a que provienen de países que no tienen fronteras con Estados Unidos se trata de un "proceso largo", reconoció Obama.