Temas Especiales

24 de Jan de 2021

América

El continente de Francisco

Se trata de un viaje lleno de alegría para los fieles católicos y de mucha expectativa social

En su noveno viaje internacional y el segundo al continente americano como pontífice, Francisco llegó a América Latina muy consciente de las tensiones políticas que vive la región. Es el caso de Ecuador, que ha estado padeciendo muchas protestas las últimas semanas. Desde ayer se encuentra en Quito, capital ecuatoriana, donde inició una gira por tres países latinoamericanos, pues visitará también Bolivia y Paraguay.

Se trata de un viaje lleno de alegría para los fieles católicos y de mucha expectativa social.

Recordemos que el papa Francisco portará la palabra de su nueva pastoral cristiana a un continente de profundas desigualdades, pobreza y marginalidad social. Se trata también de una región que registra un creciente movimiento evangélico que ha significado a la Iglesia católica la pérdida sus tradicionales espacios religiosos. Los tres países que visita, del 5 al 13 de julio, poseen una gran población indígena que ha reivindicado a su vez las religiones indigenistas, especialmente en Bolivia y Ecuador.

Francisco, en una entrevista en la sede televisiva del Vaticano, explicó el sentido de su viaje: ‘América Latina es un continente en pleno cambio'. El papa ha elegido nuevos escenarios para continuar su labor misionera y para ello en este viaje ha priorizado la agenda social, tendrá 22 alocuciones y miles de contactos con los que ‘viven en la periferia' de la modernidad: los pobres, los encarcelados, los indígenas y campesinos, las mujeres, los desamparados.

En esta nueva pastoral Francisco no elude los riesgos y masticará la hoja de coca en Bolivia, donde también tiene planeado desplazarse a una ‘ciudad cárcel' a más de cuatro mil pies de altura.

Desde el punto de vista de los obispados nacionales, resulta una incógnita. Es complejo pronosticar qué tanto seguirán sus pasos y darán continuidad a los cambios con que llega el Santo Pontífice a América Latina. Las jerarquías católicas en la región suramericana han sido mucho más conservadoras y, en general, apegadas al poder tradicional político, económico y social.

Francisco ha optado por los pobres y transmitir la palabra del Evangelio con un gran mensaje de humildad.