Temas Especiales

25 de Jan de 2021

América

Monitor Internacional Las Farc hasta la eternidad

En Colombia son muchos los escépticos que piensan que bastarán cuatro meses.

El conflicto de las FARC en Colombia lleva más de medio siglo y está lejos de desaparecer. Tras el evidente escalonamiento armado de las últimas semanas, y en medio de los diálogos de paz entre el Gobierno colombiano y la ‘guerrilla más antigua del mundo' en La Habana (Cuba), el presidente Juan Manuel Santos, en un evidente signo de cansancio político luego de más de dos años de negociaciones, esta semana ha sido enfático al darle un nuevo plazo a las FARC para llegar a un acuerdo definitivo. Le ha dicho a las FARC que tienen cuatro meses para el acuerdo. Ahora bien, si se rompen las actuales negociaciones por la paz, qué queda: ¿guerra interna?, y ¿hasta cuándo?

En Colombia son muchos los escépticos que piensan que bastarán cuatro meses. Es poco lo que se ha avanzado en algunos temas considerados fundamentales para darle credibilidad al supuesto interés por la paz. Especialmente los relativas a la restitución de tierra. Para la guerrilla la conquista de amplios territorios ha significado la columna vertebral en su consolidación estratégica como fuerza irregular. Muchos expertos escritores, al analizar el tema y comparar las razones por las que otras fuerzas ilegales e igualmente violentas (España, Italia, Chile) fueron desapareciendo, en cambio las FARC no, coinciden en que la clave de la sostenibilidad en el tiempo de las FARC ha sido el control territorial.

La tierra es el tema más complicado, ya sea que se trate de las que están bajo la zona de influencia de las FARC o en las áreas de los continuos enfrentamientos armados. Hay 6 millones de colombianos desplazados por la violencia, una cifra que da cuenta de la dimensión del problema. Desde el 1 de enero de 1991 rige la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que tendrá efectividad hasta el 10 de junio de 2021. Hasta la fecha la ley ha permitido a los jueces dictar 1,922 sentencias, que benefician a 2,875 familias colombianas. Pero es poco y siguen muriendo. Un soldado, que había estado trabajando en el Plan de Desminado, falleció hace dos días mientras desmontaba la ‘cerca de terror' que las FARC sembró con minas. Es un mundo de dificultades lo que rodea un conflicto que se hace eterno.