05 de Dic de 2021

América

Otto Pérez Molina

La crisis política guatemalteca se traslada de las calles al Congreso

La crisis política guatemalteca se traslada de las calles al Congreso. Una comisión parlamentaria investigadora, que no determina culpabilidad o inocencia, pero sí analiza las posibles implicaciones del presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, con un caso de fraude fiscal aduanero, pidió al Congreso, el sábado pasado, quitarle la inmunidad al mandatario para poder investigarlo. En los próximos días de esta semana tendría esta comisión que decidir si llama al pleno del Congreso a una sesión extraordinaria para conocer el informe y votar sobre la situación del mandatario.

Por el momento el gobierno de Pérez Molina se desmorona. Dieciséis altos miembros de su gabinete han renunciado y más de un centenar de personas están siendo investigadas por el mismo caso. Aunque el futuro del presidente está en manos de los 158 diputados que integran el Congreso. Desde el domingo tendrán que decidir si hay ‘indicios serios' para quitarle el fuero al presidente Pérez Molina. Según informaciones que dio a conocer la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Inmunidad en Guatemala (Cicig), ente adscrito a la Organización de las Naciones Unidas (ONU), al mandatario guatemalteco se le investiga por ser presumiblemente el cabecilla de una red de corrupción denominada ‘La Línea', que cobraba sobornos a empresarios para evadir impuestos.

La Fiscalía que lleva las investigaciones sobre la red de defraudación, que ha logrado la detención de la ex vicepresidenta del gobierno, Roxana Baldetti, tiene en la mira a Juan Carlos Monzón, secretario de la ex vicepresidencia y que está actualmente prófugo. Las dificultades no solo estriban en las pruebas y los testigos, se trata de llevar a juicio a un presidente Latinoamérica en funciones.

La región padece graves casos de corrupción que afecta a altos funcionarios políticos, muchos de ellos ex presidentes o presidentes en función, como en el caso de Otto Pérez Molina. Esta trama está en manos de fiscales, como esta mujer guatemalteca, Thelma Aldana, enfrentada a la red planeada desde la cúpula de poder de Guatemala, aferrada a la norma y la ética para lograr una pizca de justicia en la región.